Lunes 21/08/2017. Actualizado 19:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡Chapeau, Majestad!

Yo esperaba que se produjera un arranque como el de ayer. Es decir, que el rey se pronunciara pública y claramente sobre el penoso suceso de la cacería en Botsuana. Y ha ocurrido. Y sin mucho tardar.

“Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”. Son tres afirmaciones diáfanas. Reconoce que no lo hizo bien. Lo lamenta. Y se compromete a que algo semejante no vuelva a producirse.

La imagen de don Juan Carlos dando la cara, esas frases escuetas pero rotundas, le honran como persona y como miembro de la Familia Real, y vuelven a acreditarle como político de raza que siempre ha sido.

El rey es persona con un profundo instinto político, demostrado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia reciente de este país y de la monarquía. Y ahora lo ha puesto en práctica de nuevo.

Era muy consciente del error cometido, pero más aún del sobresalto causado entre los españoles y de las pésimas consecuencias que podía tener para la Institución, y de rebote para el país mismo.

Y conocía bien la oleada de críticas que ha suscitado, algunas en esta misma columna.

Incluso no ha faltado quien planteara la utilidad de la monarquía y hasta su pervivencia.

A la vista de todo eso, don Juan Carlos ha reconocido el fallo, se ha disculpado y prometido que no volverá a ocurrir.

Yo, personalmente, me creo las tres cosas.

Imagino que decirlo públicamente no ha tenido que ser plato de gusto para él.

Un gesto así, de valentía, no recuerdo haberlo visto ni escuchado a ningún personaje público en este país, a ningún nivel.

Así que, por todo ello, ¡Chapeau, Majestad!

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·