Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Nombrar presidente del Gobierno al general Armada

La perplejidad que causa la coyuntura electoral, en la que no acaban de adivinarse las mayorías posibles para llegar a la formación del futuro Gobierno, está llevando a algunos a recurrir a viejas fórmulas como posibles y aparentes soluciones.

Así, se vuelve a hablar de buscar, como supuesta salida, la nominación de un independiente, un tercer hombre ajeno a los partidos, un técnico o un tecnócrata, como candidato a la investidura. Se cita, incluso, como precedente, el caso de Italia y la designación en su día de Mario Monti.

Técnicamente tal opción es posible, puesto que la Constitución no impone al candidato condición alguna de procedencia, ideología o capacidades, excepto la simple designación por el monarca, después de celebradas las consultas con los partidos representados en el nuevo Parlamento. Cualquier española/a puede convertirse en candidato a presidente del Gobierno.

No es la primera vez que aquí se plantea una idea semejante, es decir, apostar por una tercera vía no vinculada directamente a la pertenencia a uno de los partidos en liza, que requeriría, por supuesto, su visto bueno.

Recurriendo a la historia reciente, viene enseguida a la memoria la "operación Armada". A finales de los años 80, España atravesaba un situación de grave crisis, económica y social, de orden público, con disturbios en las calles, a lo que se sumaba la ofensiva del terrorismo (132 muertos ese año) y la evidencia de unos partidos todavía no suficientemente articulados y fuertes.

En tan difícil coyuntura, saltó la idea de buscar un Gobierno llamado "de unidad nacional", con un presidente de consenso, pactado entre todas las fuerzas, que se sometiera a la ratificación por el Congreso de los Diputados. Y fue entonces cuando se habló de un militar. Un general con una carrera brillante y, por si fuera poco, bien relacionado con la Corona: Alfonso Armada. Esa operación, cuya gestación recibió apoyos no sólo políticos sino también mediáticos, acabaría en la aventura del golpe del 23-F.

Ahora parece surgir de nuevo la tentación de buscar una "tercera vía": nombrar presidente del Gobierno a un nuevo general Armada o persona semejante.

Creo que sería un grave error. Además de constituir una anomalía legal, y de crear un mal precedente, tal "solución" sería el reconocimiento de un gran fracaso, con enormes consecuencias para el futuro: la incapacidad de nuestro sistema constitucional, legal y político, para solucionar los problemas de este país.

Con una nueva "operación Armada", el régimen salido de la transición, que tantos beneficios ha traído a España y que sigue siendo viable y necesario, quedaría gravemente desautorizado, herido de muerte. Con el agravante de que no tenemos una verdadera alternativa que lo reemplace.

Los partidos políticos, sus líderes, han de ser capaces de sacar a este país de la actual perplejidad y de cualquier riesgo de paralización. Sin falsas y extrañas soluciones.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·