Lunes 25/09/2017. Actualizado 14:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Podemos y el marxismo (el de Groucho Marx)

El cómico Groucho Marx hizo famosa, entre otras, la siguiente frase: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”.

Me atrevo a afirmar que esa misma reflexión podrían formular hoy Podemos y la actual dirección. Al menos en lo que se refiere al programa electoral.

Porque se ha producido la insólita situación de que, hace seis meses, solo seis meses, concurrieron a las elecciones europeas con un programa electoral que ahora, sin embargo, acaba de ser derogado y sustituido por otro mucho más ‘moderado’.

Tal operación hay que vincularla al propósito de los dirigentes de Podemos de pescar votos en caladeros ajenos, es decir, que no se limiten a la extrema izquierda y la izquierda, conscientes de que sus posibilidades de ganar, si es que existen, pasan por moverse ideológicamente hacia el centro.

Y ese objetivo ha provocado que hayan presentado un programa económico que anula, cuando no contradice frontalmente, gran parte de las propuestas lanzadas para las elecciones europeas.

Así que, solamente seis meses después, aquel programa ha quedado desmontado. Ante lo cual, no sería muy descabellado preguntarles si, visto tan evidente incumplimiento, y puesto que los votos que lograron entonces apoyaban esos contenidos derogados, ‘devolverán’ ahora los votos a los electores que les apoyaron.

Cuando he comentado algo así en tertulias de la televisión, he escuchado la respuesta de que el PP (y también el PSOE) también han incumplido sus programas. Resulta evidente. Pero eso no me consuela lo más mínimo, y menos aún me lleva a asumir que también lo incumpla Podemos. Entre otras cosas, porque afirman ser y actuar de distinta manera que los viejos partidos.

Igualmente, se me ha echado en cara que me empecine en que Podemos no cambie, con el argumento de que los partidos tienen derecho a rectificar.

Vale. Puedo aceptar ese derecho, aunque lo hayan realizado a una velocidad casi supersónica. Pero, entonces, permítaseme una pregunta: este programa económico que acaban de diseñar, el de ahora, ¿es ya el bueno, o podría ocurrir que, pasado un poco de tiempo, lo vuelvan a cambiar otra vez, visto el precedente? ¿Qué garantías ofrecen de que este es ‘el bueno’ de verdad?

Porque, insisto, lo ocurrido en Podemos recuerda la famosa frase ‘marxista’, de Groucho Marx, que en su caso podría traducirse como: “Este es mi programa electoral. Pero si con él tampoco gano, no importa, tengo otro”. ¿Es eso?

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas
,

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·