Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La corrupción y los calamares españoles

Es un lugar común, descrito por los naturalistas, que los calamares utilizan como procedimiento de defensa el soltar tinta a su alrededor, como un procedimiento para ocultarse y escapar de sus enemigos.

Y eso mismo ‘soltar tinta’, manchar todo lo que está cerca, constituye también una práctica humana que se resumiría así: si yo estoy manchado, voy a manchar a todos los demás; si no para zafarme del problema, al menos para generalizarlo y que parezca que lo mío es algo normal.

¿A cuento de qué viene tan larga introducción? A que eso mismo, la táctica del calamar, lo están practicando algunos personajes famosos, que con ello ocupan portadas en los medios de comunicación nacionales, aunque sea por motivos muy poco recomendables.

Es, en fin, lo que (presuntamente) viene aplicando el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, con la difusión, primero, de que existían sobres con dinero negro en el partido, y, después, con la divulgación de esas anotaciones suyas en las que figuran quiénes y cuándo han (también presuntamente) recibido tales donaciones.

Otro buen calamar ha resultado ser el médico Eufemiano Fuentes, incurso en un sumario por dopaje a ciclistas, que ha lanzado su tinta sobre otros muchos deportistas españoles, desde boxeadores a futbolistas. Con ello, una mancha de sospecha recorre el país de punta a punta.

Y, por supuesto, habría que incluir en tal especie marina, incluso más, en la de los calamares gigantes, a Diego Torres, ex socio de Iñaki Urdangarín, que viene dosificando el lanzamiento de tinta de una forma casi perfecta. Mide con precisión el alcance de los sucesivos esputos, que hasta ahora han llegado al secretario de las infantas, Carlos García Revenga, y parece que finalmente mancharán también a la infanta Cristina.

Soy partidario de la claridad, de que las cosas se sepan, de que todo sea trasparente. Incluso del famoso caiga quien caiga. Así que teóricamente tendría que alegrarme de revelaciones como las que ha mencionado. Pero, a la vez, me resisto a que las confesiones se administren con cuentagotas y rechazo los intentos de manipulación.

Sobre todo, me opongo a que con ello se tenga en vilo a la opinión pública. Pero más aún a que tales procedimientos escondan detrás intentos de chantaje.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·