Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La detención de Oriol Junqueras

Por si no estuviera ya suficientemente enredado, el escenario catalán puede todavía ofrecer imágenes y escenas casi increíbles, por lo impactantes que resultarían. Y con incalculables consecuencias políticas y sociales, de presente y de futuro.

Una de esas escenificaciones sería la detención del líder de Esquerra, Oriol Junqueras, por la Guardia Civil.

¿De qué estoy hablando? De que, una vez celebrada la consulta del 9-N (la 'consultita', como algunos la denominan, o la 'charada', que dice María Dolores de Cospedal) el calendario para Cataluña anuncia unas inminentes elecciones anticipadas, en principio a comienzos de 2015, cuyo resultado se convertirá en el más fuerte dolor de cabeza para el Gobierno.

Las previsiones auguran una clara victoria de ERC, y la consiguiente investidura de Junqueras como presidente de la Generalitat. Y el líder de Esquerra ha manifestado su intención de proceder inmediatamente a la proclamación de la independencia de Cataluña, desde el balcón del Palacio de Sant Jaume, igual que hiciera en 1934 Lluis Companys en ese mismo lugar, estableciendo el Estat Catalá.

Aunque entonces, a partir de que el general Batet desplegara sus baterías ante el Palacio de Sant Jaume, el experimento de Companys duró apenas diez horas. Y su principal promotor fue detenido.

Quienes están cerca de Junqueras aseguran que el líder de ERC, si resulta elegido President, procederá, sin duda, a la proclamación de independencia. Un acto netamente ilegal, que exigirá la firme respuesta del Gobierno de la nación, incluyendo previsiblemente la detención del protagonista.

La imagen de Junqueras arrestado y escoltado por la Guardia Civil resultaría demoledora para todos. A nivel internacional, por supuesto; también en el ámbito del conjunto de España; pero sobre todo dentro de Cataluña. Los actuales abismos de separación se convertirán en más insuperables, los ciudadanos de aquella tierra se sentirán heridos y humillados, y Junqueras habrá consolidado su condición de líder y mártir. Que posiblemente es lo que busca.

Y el problema catalán se habrá enconado infinitamente.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·