Miércoles 23/08/2017. Actualizado 13:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Fran Nicolás, Olvido Hormigos y Chabelita son mercancía

Hablaba en Onda Cero el crítico televisivo Ferrán Monegal, un periodista bastante agudo en sus reflexiones, cuando dejó en el aire un interesante apunte.

Aludió al contenido de la última emisión de ‘En Tierra hostil’ en Antena 3. El espacio de reportajes de Jalis de la Serna había destapado la noche anterior el brutal mercado de compra-venta de niñas para la prostitución.

Los principales compradores, advirtió el analista, provenían de México, Alemania, España, Reino Unido... Este comercio, añadió Monegal, es un drama brutal sobre todo si nos paramos a considerar que tiene su razón de ser en esas personas depravadas que demandan este ‘producto’. Si ellos no existieran, no habría este tráfico impío.

Y añadió: lo mismo pienso de programas como ‘Gran Hermano’ o ‘Sálvame’. Ver al marido de Olvido Hormigos aparecer en un plató en calidad de excelso cornudo, engañado por su mujer en plaza pública, a comerciar con sus sentimientos es –salvando las distancias, que son muchas- otra desgracia. Concluyó: este otro atropello también es posible porque hay cadenas de televisión que lo pagan.

Hace varios años, en Estados Unidos le vieron las orejas al lobo y comenzaron a estudiar este fenómeno. Las grandes televisiones, enfrentadas a la pérdida de audiencia por las nuevas tecnologías y la mayor competencia, empezaron a optar por el ‘infotainment’: la venta de entretenimiento en forma de noticias.

Una clara mutación que se ha ido imponiendo de forma implacable. En 1977 el 31% de las portadas de ‘Time’ y ‘Newsweek’ estaban dedicadas a alguna figura internacional o de la política; sólo en el 15% aparecía alguna personalidad del mundo del espectáculo. En 1997, veinte años después, la proporción se había invertido.

Por ese plano inclinado llegó la transformación a la que hemos asistido, aquello que definió Robert Krulwich, de ABC News, así: “hemos llegado a un punto en el que los departamentos de entretenimiento se ocupan de las noticias y los departamentos de informativos se ocupan de entretener”.

Francisco Nicolás, Chabelita, Olvido Hormigos… son esto: subproductos para el entretenimiento vendidos para el comercio de las audiencias bajo el disfraz de información. La culpa no es de ellos sino principalmente de quienes les pagan por comerciar con su vida privada.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·