Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Mayoría absoluta de Feijóo

El pasado viernes, Podemos y En Marea lograron alcanzar in extremis un acuerdo para acudir de forma conjunta a las elecciones gallegas. Podemos ha accedido a diluirse y renuncia a su marca, algo que sólo había concedido en municipios, nunca en unos comicios autonómicos. Lo sucedido deja varias lecturas de interés.

La primera es que Alberto Núñez Feijóo tiene más cerca que nunca revalidar su mayoría absoluta el próximo mes de septiembre, la única forma que tiene de gobernar. Esta cita con las urnas ha pillado con el pie cambiado a toda la oposición: PSOE y la izquierda populista. Esto puede ser determinante por la disgregación del voto que favorece al partido que logra encabezar el recuento.

El resultado de las negociaciones confirma, en segundo lugar, algo muy importante: Podemos tiene un grave problema con las confluencias. Lo que antaño era buen rollo y sintonía hoy son demandas de protagonismo y faltas de entendimiento.

No es un asunto menor. Podemos se ha aplicado a fondo en esta cuestión. La formación morada envió a negociar a Santiago de Compostela a sus secretarios de Organización y Acción Política, Pablo Echenique y Carolina Bescansa. Ni más ni menos. Sus esfuerzos resultaron inútiles. Tuvo que intervenir Pablo Iglesias... cediendo y ahondando la crisis de Podemos en Galicia, fracturado en dos frentes, el que encabeza la líder regional Carmen Santos y una corriente crítica.

En Marea exigió siempre un trato “de igual a igual” entre todas las fuerzas en el nuevo partido y Podemos se negó en un principio a diluir sus siglas, como sí habían hecho otras plataformas. En Marea agrupa, entre otros, a los militantes de las Mareas ciudadanas, Esquerda Unida-Izquierda Unida y Anova, la formación nacionalista de Xosé Manuel Beiras escindida del Bloque Nacionalista Galego (BNG). Ahora, Podemos quedará subsumida en este maremagnum de plataformas.

Todos los analistas coinciden en estas dos conclusiones: se allana el camino de Feijóo hacia su tercer mandato y se confirma que el sueño alimentado por Pablo Iglesias de crear un frente popular ciudadano de izquierdas por toda España no es el camino de rosas que había diseñado.

Hay una última derivada que apunto: Ojo al futuro de este señor llamado Alberto Núñez Feijóo. Si consolida, como decimos, una tercera mayoría absoluta en Galicia, se va a colocar en una situación inmejorable para el asalto al liderazgo del PP.

El relevo de Mariano Rajoy se vislumbra ya en el horizonte. Y en ese proceso tendrán mucho que decir aquellos barones con mando en plaza.

Quien pretenda vencer la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría –sin apenas apoyos en el partido pero la bendición paternal de don Mariano- deberá presentar precisamente mucho músculo a nivel interno. Quién mejor que quien ha acreditado tantas victorias a nivel regional.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·