Martes 22/08/2017. Actualizado 17:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Susurros al oído del presidente

Es un personaje importante porque muy pocos pueden susurrar al oído del presidente. Los que lo hacen se cuentan, de hecho, con los dedos de una mano. Él es uno de ellos. Quienes se manejan entre las bambalinas de La Moncloa confirman el enorme ascendiente que sigue teniendo sobre Rajoy uno de los muñidores de este exclusivo grupo: Pedro Arriola.

Los datos son de sobra conocidos. Nació en Sevilla (1948) pero cursó estudios en la Universidad de Málaga, concretamente la carrera de Económicas. En Madrid, obtuvo la licenciatura en Ciencias Políticas. Pero él siempre se ha definido como un sociólogo.

Precisamente se hizo fuerte junto a José Maria Aznar y el actual presidente del Gobierno descifrando encuestas, interpretando tendencias de voto, apuntando estrategias, sugiriendo eslóganes.

Los críticos –que los hay (y muchos) en las filas del Partido Popular- han dado vida a un término que define su filosofía: “el arriolismo”. Se trataría de una apuesta por exponerse lo mínimo posible, situarse de perfil, no hacer nada y optar por un perfil bajo, a la espera de que el oponente se consuma, él solito, cocinado en su propia salsa.

Nos suena tanto...

Pedro Arriola ha evitado siempre los focos, nunca ha querido el más mínimo protagonismo. De ahí que algunos le atribuyan intrigas y contubernios bajo capa. Lo cierto es que su especialidad es trabajar en la sombra, susurrar al oído del presidente.

Sólo hubo una excepción: los debates televisados entre su señorito y los candidatos del PSOE, Zapatero y Rubalcaba. Ahí se le pudo ver, por una vez junto al jefe, representando un papel principal. Sólo él tuvo entonces acceso al líder del PP para hacerle indicaciones y sugerencias.

Aseguran que ahora, más que nunca, Arriola sigue tramando. Fue clave en la decisión de la retirada de la Ley del Aborto que preparaba Gallardón alegando, como dicta su estilo, razones demoscópicas.

Pero no sólo. Arriola está hablando del giro que debe dar el PP para recuperar el voto perdido, para recuperar la confianza de los ciudadanos. Confía en la sensatez y el miedo de los españoles cuando sientan llegar el tsunami de Podemos, Izquierda Unida y Pdro Snchz.

Para muchos, dice Arriola, “el PP será entonces el menos malo”, nos votarán aunque sea con la nariz tapada.

A mí el razonamiento no me convence. Pero no soy ni sociólogo, ni gurú.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·