Viernes 22/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te conviene que haya nuevas elecciones

Anda el personal muy desencantado con nuestra clase política y parte de razón tienen. Llevamos 100 días desde que fuimos convocados a votar y el nuevo gobierno ni está ni se le espera. Al menos de momento.

Además, se percibe en el ambiente un tufo a tacticismo que tira para atrás. Nuestros representantes públicos no están poniendo toda la carne en el asador. Juegan con cartas marcadas, comodines y red de seguridad. El resultado es este teatrillo de dimes y diretes, de amagos y requiebros, que está derivando en hartazgo.

Aceptando todo lo anterior, creo que la convocatoria de unas nuevas elecciones es precisamente la solución a todos los problemas. Me explico.

Unos nuevos comicios no va a dibujar un mapa distinto. Lo sé. Todos los sondeos vaticinan un resultado muy similar al 20-D, con ligeros matices: subida de Ciudadanos, caída de Podemos, PP y PSOE con ligera tendencia al alza. En ningún caso, habrá un corrimiento de tierras espectacular que resuelva el galimatías.

Sin embargo, a partir de ese momento nada será igual.

El 26-J terminará precisamente con los ases en la manga que algunos manejan ahora. Será investidura o… investidura.

Los ciudadanos lo habrán dejado claro definitivamente: los elegidos son los que son y deben ponerse de acuerdo. No les quedará más remedio que hacerlo. Si hay que quitar un líder y poner otro, se hará. Si alguien debe ceder en lo que ahora parece innegociable, se hará.

No habrá más crédito que gastar. No habrá más excusas ni justificaciones posibles. El que no esté en disposición de negociar, de llegar a entendimientos, deberá hacerse a un lado.

Una cosa más. No hay que olvidar que estamos en un momento histórico: estamos sentando precedente. En los nuevos tiempos que corren –de minorías, de diálogos, de consenso y mucho parlamento- todos recordarán aquel año 2016 en el que –si terminamos llegando a eso- se tuvo que volver a las urnas… para nada. Otra baza negociadora que se esfumará para siempre. Y es bueno que así sea.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·