Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Las dos cosas que más teme Pablo Iglesias de IU

Se ha vuelto a abrir el debate sobre una posible alianza entre Podemos e Izquierda Unida de cara a las próximas generales. Alberto Garzón ha dicho que lo vería con buenos ojos pero si hay un pacto nacional, no sólo en algunas comunidades. Pablo Iglesias aún no se ha pronunciado… en público.

Porque en privado sí se le ha escuchado decir que le tiene a este proceso más miedo que a un nublado. Fundamentalmente por dos motivos:

Primero. Pablo Iglesias conoce a fondo el Partido Comunista. Y no de oídas. Con 14 años entró a formar parte de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) y allí estuvo siete años. Además, durante su estancia en Italia, con ocasión de una beca Erasmus, militó en Rifondazione Comunista.

Por eso nadie le tiene que explicar cómo es esta organización, cómo piensa, cómo actúa. Ni las motivaciones profundas de sus dirigentes. Qué persiguen y qué están dispuestos a hacer. No se lleva a engaño.

Y una de esas cosas que Pablo conoce perfectamente (y justifica, por cierto, por qué hasta ahora no ha querido saber nada de una confluencia con la plataforma de Alberto Garzón, Cayo Lara y Gaspar Llamazares) es la siguiente: IU es un depredador implacable.

Pablo Iglesias conoce perfectamente esta faceta fagocitadora del antiguo PCE. La conoce y la teme. No va a tolerar que nadie se apropie ahora de Podemos y menos los comunistas… Por el segundo motivo:

Segundo. En privado, Pablo Iglesias considera a IU un partido de perdedores, sin vocación de gobierno, avocado siempre a ser un convidado de piedra de los ‘grandes partidos’. No les importa perder –explica en privado Pablo Iglesias-, son conformistas y no piensan en grande.

Llevan años instalados en la mediocridad. Cuando él fue asesor del partido, explica Iglesias a su entorno, se cansó de proponer iniciativas para movilizar a las bases, para agitar las federaciones, para lograr ampliar la base de IU… Todo fue en vano. Se encontró con pasividad y conformismo.

Sin embargo, su colaboración con el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) en proyectos para América Latina le permitió adquirir otra perspectiva: “allí nos enseñaron que se puede ganar”, ha dicho en alguna ocasión.

Estas dos claves explican tanta reticencia.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·