Lunes 25/09/2017. Actualizado 14:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Lo llaman ‘brand bullying’ y es el acoso consumista

Los ingleses lo llaman ‘brand bullying’, una nueva forma de acoso que se basa en el temor de niños y adolescentes a ser rechazados por el grupo cuando alguno no lleva ropa de marca, cuando utiliza un móvil prehistórico o no puede describir unas vacaciones de película.

El riesgo a sentirse excluido hace estragos entre la población juvenil. Crea complejos. Pero también causa un daño enorme en los padres.

Fíjense en el siguiente itinerario, por desgracia nada infrecuente en algunas familias:

-- Los padres sufren al ver a sus hijos repudiados por la mayoría. Se sienten responsables y el cargo de conciencia no les deja vivir. Es preciso satisfacer sus deseos. De forma consensuada, deciden tomar cartas en el asunto.

-- Pero esos productos y planes son muy caros. Para conseguir el dinero que permita sufragar esos extras hay que trabajar el doble. No importa: el sacrificio por los hijos merece la pena. Se trata de alcanzar el estatus.

-- Como se trabaja mucho, hay menos tiempo para pasarlo en familia. ¿Solución? Compensar los déficits afectivos con más regalos, con más consumo... No has podido acudir a la fiesta del colegio en la que actuaba, pero le indemnizas con la última consola para videojuegos o la cara sudadera de Tommy Hilfiger.

-- Si a estas variables le sumamos una más, las parejas separadas, se produce la tormenta perfecta. El padre suple el desencanto infantil y su ausencia con regalos. La madre se ve obligada a contrarrestar los caprichos del papá despechado con presentes a la altura. O viceversa.

-- Ya estamos inmersos en una tramposa espiral perversa y autodestructiva: en el fondo, no es eso lo que quieren los hijos. Aunque externamente parezca lo contrario, prefieren a sus padres. Quieren afecto antes que juguetes; tiempo más que logos.

En este sentido, el vídeo que ha difundido IKEA para estas Navidades es sublime: la tecnología o unas zapatillas deportivas de marca jamás podrán suplir el cariño.

Es cuestión de no dejarse acosar, si eso es posible.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·