Domingo 23/11/2014. Actualizado 03:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

El médico que susurraba a los genéricos

Mi amigo tenía hace unos días cita con el médico. Era una consulta rutinaria. Debía ver al sanitario de la Seguridad Social de su barrio para pedirle recetas y comprar los medicamentos prescritos por su especialista.

Ni siquiera era la primera vez que iba. Llevaba casi un año acudiendo a su consulta para lo mismo. Pero esta vez se encontró con una sorpresa:

-- ¿Me deja que le diga una cosa? Llevo casi doce meses recetándole este fármaco. No hay ningún problema. Pero fíjese en lo siguiente: una caja como esta, de 28 pastillas, vale 45 euros en el mercado. ¿Me sigue?

-- Perfectamente, respondió mi amigo. Pero ¿a dónde quiere llegar?

-- Se lo explico. En el mercado existe un genérico, de marca blanca, que cuesta exactamente 7 euros. Se trata del mismo producto, con el mismo principio activo, con la misma composición. No cambia nada. Salvo la marca y el precio. Lo puede usted comprobar constatando que por fuera de la caja pone las siguientes siglas: EFG (Equivalente Farmacéutico Genérico).

-- ¿Y dice usted que provoca exactamente el mismo efecto que el original?, quiso asegurar mi amigo.

-- Idéntico. No cambia nada. Pero le propongo lo siguiente. Ahora le voy a recetar el medicamento de siempre pero pida consulta con su especialista. Cuando le vea, pregúntele si tiene algún inconveniente en cambiar a este producto que le voy a describir aquí.

Rellenó una cuartilla, le entregó la hoja y se despidió.

Mi amigo ha ido a ver a su médico de confianza y, efectivamente, no hay ningún inconveniente en cambiar al genérico. Desde ese momento, consume un producto que ahorra al Estado español 38 euros del ala. Por la filesa, que diría José Mota.

La cosa tiene bemoles. Todo por ‘culpa’ de una persona competente, celosa, preocupada por el bien común y con ganas de complicarse la vida.

Mi admiración hacia alguien que demuestra esta profesionalidad. Este post quiere ser un modestísimo homenaje a ese doctor, al que no conozco.

No sé lo que pensarán ustedes pero yo creo que a esta España profunda le iría mucho mejor si cundiera el ejemplo y hubiera más personas así. Quizás sea cuestión de seguir moldeando a ese ciudadano que es uno mismo.

Más en twitter: @javierfumero