Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Los niños son criaturas y las embarazadas, personas preñadas

Esto se nos va de las manos. Claramente. No puede ser que estemos perdiendo el sentido común de esta manera. Uno intenta ser razonable y estar abierto a todo, también a quienes piensan distinto y a quienes plantean soluciones originales a problemas de fondo.

Que la igualdad es una conquista pendiente es un hecho. Que hay mucho camino por correr en la mejora de este punto, lo apoyo por completo. Incluso me parece interesante revisar el lenguaje sexista que en ocasiones esconde actitudes machistas o discriminatorias. De acuerdo.

Pero de ahí a esta “Guía breve para uso no sexista del lenguaje” que acaba de presentar la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana hay un trecho. Y grande.

Esto es una completa majadería, propia de personas y “personos” con poco talento, mucha carga ideológica y aviesas intenciones. La respuesta a la falta de igualdad no es cambiar la palabra “niños” por “criaturas” o “menores”. Eso busca otra cosa.

A juicio de la socialista Carmen Montón, que dirige la Unidad de Igualdad de la consejería valenciana, habría que referirse a “doctores” y “enfermeros” como “personal médico” o de “enfermería”; debemos emplear expresiones alternativas a “nosotros”, eliminar el “todos/todas”, para dejarlo en un “os comunicamos”, sustituir “proveedores” por “empresa proveedora” o “servicio de quemados” por “servicio de quemaduras”.

Este prontuario ha sido remitido al personal de hospitales y centros de salud para cambiar la forma de dirigirse a pacientes y familiares.

No estamos ante un ‘caldo mental’ de un político socialista valenciano. Ni mucho menos. Se trata de un movimiento internacional que lleva tiempo fustigándonos con campañas de este tipo.

Recuerdo por ejemplo la iniciativa presentada hace unos meses por la Asociación Médica Británica. Recomendaba también a los médicos no referirse a las embarazadas utilizando la expresión “expectant mothers” sino la de “pregnant people”. El objetivo es incluir también a los transexuales que podrían quedar embarazados.

¿Se dan cuenta de lo que digo? Por este caminito, buscando evitar marginar a nadie, que ninguna minoría se sienta ofendida, vamos intentando convencernos de que las cosas no son lo que son. Sólo las mujeres tienen hijos, pero no lo digamos muy alto para no ofender a los intersexuales y transexuales que pueden intentar quedarse en estado de buena esperanza y no se consideran féminas.

Son instrucciones lingüísticas propias de esta ideología de género que se ve obligada a renombrar las realidades naturales que no responden a sus planteamientos… hasta acomodarlas a los ‘aprioris’ que está empeñada en imponer por la fuerza. La Generalitat valenciana, mientras tanto, vigila la implantación de esta “neolengua”. Como cualquier Ministerio de la Verdad que se precie.

George Orwell acertó de lleno, el tío.

Más en mi twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·