Viernes 09/12/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

La ausencia del rey, de caza en Botswana, tras el accidente de Afganistán provoca una tormenta en La Zarzuela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ausencia de España del rey en los días siguientes a la catástrofe de Afganistán, en la que han muerto diecisiete militares españoles, ha provocado una tormenta en La Zarzuela, donde se intenta minimizar las consecuencias de la situación. La presencia de don Juan Carlos y su hijo, ayer, en la llegada de los féretros ha sido una de las medidas tomadas.

La ausencia de España del rey en los días siguientes a la catástrofe de Afganistán, en la que han muerto diecisiete militares españoles, ha provocado una tormenta en La Zarzuela, donde se intenta minimizar las consecuencias de la situación. La presencia de don Juan Carlos y su hijo, ayer, en la llegada de los féretros ha sido una de las medidas tomadas. Don Juan Carlos se encontraba desde principio de semana en Botswana, cazando, y allí recibió, el martes, la noticia del trágico suceso, por una llamada del presidente del Gobierno; después recibió más detalles gracias a una comunicación del ministro de Defensa. El rey decidió mantener el programa de su estancia. Dos días después del accidente, el jueves por la tarde, don Juan Carlos llegaba a Madrid procedente del país africano, y recibía a última hora en despacho al presidente del Gobierno, en el palacio de La Zarzuela. Después acudía con el Príncipe a recibir los cadáveres repatriados. No ha sido la primera vez que el monarca visita Botswana para practicar la caza: ya figuraba en la lista de cazadores que han abatido al menos un par de elefantes en aquel país, famoso por este tipo de cacerías. Izquierda Unida, a través de su portavoz adjunto institucional, José Mendi, ha lamentado que don Juan Carlos sea un “reincidente” en este tipo de episodios de caza, recordando la polémica por la cacería de osos en Rumania, en octubre de 2004.