Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

La imputación de Cristina de Borbón provoca un terremoto en la Casa Real. La Zarzuela sale en apoyo de la infanta y Pascual Vives no será su abogado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El auto del juez Castro imputando a la infanta Cristina, y citándole a declarar en el juzgado de Palma el 27 de abril, provocó un auténtico terremoto en el Palacio de La Zarzuela, a pesar de que en sus cálculos no se descartaba del todo esa posibilidad. La renuncia de la duquesa de Palma a sus derechos al trono es una de las alternativas para minimizar las graves consecuencias de una imputación definitiva.

La noticia cogió de improviso a los servicios de La Zarzuela, que se enteraron por los medios de comunicación. La primera reacción de la Casa del Rey fue no reaccionar, con el argumento del respeto a las decisiones judiciales, pero posteriormente rectificó.

Un portavoz, tras insistir en el “máximo respeto” a los acuerdos judiciales, mostró su “sorpresa” por el “cambio de posición” del juez instructor respecto a su propia resolución recogida en el auto que firmó el 5 de marzo.

Además, mostró su “absoluta conformidad” con la decisión de la Fiscalía que ha anunciado que recurrirá la medida adoptada por el juez.

Apoyo implícito a la infanta

Fuentes próximas a la Casa del Rey, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, han explicado que esa reacción ha querido ser “un apoyo implícito” de La Zarzuela a la infanta Cristina, en estos momentos complicados.

Esas fuentes reconocieron que existe “preocupación” en el entorno de la Casa del Rey por la decisión tomada por el juez Castro, si bien mostraron su confianza en que el auto no salga adelante: confían en que el recurso del fiscal, que se sustanciará en Sala de Justicia, y por tanto con tres magistrados, eche abajo el auto de imputación dictado ayer.

Esa resolución tendría que ser adoptada antes del 27 de abril, fecha que ha fijado el juez Castro para la comparecencia de la infanta.

Un auto discutible

Fuentes jurídicas consultadas por ECD, que han estudiado el escrito del juez instructor, han llegado a calificar de “disparate” el auto dictado ayer.

El propio auto reconoce que ninguno de los catorce indicios que cita son motivo suficiente para una imputación, ni tampoco todos ellos juntos, pero (como se dice en la página 16, punto 6º) como tampoco se ha demostrado lo contrario, entonces ha decidido la imputación.

“Ya está condenada”

En los entornos del Palacio de La Zarzuela se escucha que el problema del auto dictado por el juez Castro, salgo o no adelante al final, es que “ya ha condenado a la infanta Cristina”.

El eco que está teniendo la noticia, la difusión internacional, los comentarios que se vienen escuchando, constituyen ya una especie de veredicto de culpabilidad, del que va a ser difícil reponerse, añaden esas fuentes.

Incluso aunque la desimputen por decisión de la Sala de Justicia, y a pesar de que sería la decisión de tres magistrados (y no del fiscal), resultará difícil borrar las sospechas, y sobre todo evitar acusaciones, cuando menos, de trato de favor por ser la hija del rey.

Pascual Vives no será su abogado

Las fuentes próximas a La Zarzuela consultadas por ECD dan por seguro que Pascual Vives, el abogado de Iñaki Urdangarín, no será el defensor de la infanta Cristina en su caso.

Otras fuentes no descartan que entren en escena los abogados Horacio Oliva y Gonzalo Rodríguez Mourullo, dos de los más conocidos penalistas, a los que por dos veces rechazó el duque de Palma.

En dos ocasiones La Zarzuela sugirió a Iñaki Urdangarín que aceptara que ambos letrados se hicieran cargo de su defensa, y las dos veces el duque de Palma rechazó la sugerencia, mediante el sistema de condicionarlo a que trabajaran a las órdenes de su propio abogado, Pascual Vives, algo que fue rechazado por dichos letrados.

Se atribuye a Urdangarín que la razón para esa negativa era que no quería que La Zarzuela se enterara de todos sus asuntos a través de esos dos abogados.

Cómo será la comparecencia

Una primera cuestión que se ha suscitado es cómo se organizará la comparecencia de la infanta Cristina, el próximo 27 de marzo, y en concreto si, como su marido por dos veces, se verá obligada a dar el ‘paseíllo’ por la cuesta abajo que lleva a los juzgados.

Existe la alternativa de que, dada su condición de infanta de España y para evitar una excesiva exposición mediática, se autorice la utilización de un vehículo con el que acceda por el garaje al edificio judicial.

En este sentido, se recuerda la declaración que en febrero de 2012, en víspera de la citación a Urdangarín, realizó la portavoz del Consejo del Poder Judicial, Gabriela Bravo, en el sentido de que “no todos los acusados son iguales”, y de que en algunos casos hay que preservar una imagen que no debería quedar dañada.

Una renuncia para proteger a la monarquía

La imputación de la duquesa de Palma, la posibilidad de verle acudir como tal ante el juez de Palma, y la eventualidad de que acabe sentada en el banquillo de los acusados, constituye un escenario que, según ha conocido El Confidencial Digital en el Palacio de La Zarzuela se contempla con enorme preocupación, por las evidentes consecuencias muy negativas para la Corona.

La Casa del Rey ha ido escenificando una suma de gestos de distanciamiento, para evitar cualquier contaminación del ‘caso Urdangarín’. Si se confirma la nueva situación, ello aconsejaría aún más establecer un cortafuegos definitivo, que sería que la infanta Cristina dejara de figura en la línea de la sucesión a la corona de España.

Ese último alejamiento sólo es posible mediante una renuncia voluntaria a los derechos dinásticos, puesto que ese derecho se obtiene por nacimiento y nadie tiene capacidad para arrebatarlo.

Una petición de don Juan Carlos

La posible renuncia de la infanta Cristina podría llegar por una decisión personal suya, pero, si no la adoptara directamente, cabría la posibilidad de que don Juan Carlos, en su condición de cabeza de la dinastía, le solicitara que lo hiciera.

La duquesa de Palma ha apostado hasta ahora por mantenerse junto a su marido, frente a algunos rumores que hablaron en su día de la posibilidad de un divorcio, que no se ha producido. No obstante, el anuncio de Diego Torres de que dispone de una última tanda mensajes digitales, con supuestas nuevas revelaciones personales de Iñaki Urdangarín, podría significar algún problema para el matrimonio.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·