Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

La hija de los Príncipes nació también con cesárea, se llamará Sofía y de momento no planean ir a por más hijos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sofía de Borbón y Ortiz es el nombre de la segunda hija de los Príncipes de Asturias, que nació ayer, también por cesárea como su hermana Leonor. Pesó 3,310 kilos y midió 50 centímetros. El Príncipe Felipe comentó que de momento no planean ir a por más hijos. El nacimiento del nuevo miembro de la Familia Real se produjo sin “calendario previo”, es decir, "cuando tocó".

Felipe de Borbón dio en el Rúber Internacional la primera rueda de prensa sobre el nacimiento de su segunda hija. Ante un centenar de periodistas, se mostró feliz y reveló el nombre que iba a llevar, el de su madre la Reina Sofía. “Nos hacía mucha ilusión que la Reina tuviera una nieta con ese nombre”.

Afirmó que la pequeña se parece a su hermana Leonor, que tiene menos peso pero que es “más larga”. Estuvo presente en el alumbramiento, que se desarrolló por cesárea, y confirmó que también en este caso se ha guardado el cordón umbilical, como se hizo con Leonor. Durante el parto, tanto la madre como la niña “estuvieron bien”, una afirmación que sale al paso de posibles rumores como los que se difundieron a raíz del nacimiento de su hermana.

La circunstancia de que se trate de la segunda cesárea consecutiva ponía en cuestión la opción de tener más descendencia, pero el propio Príncipe Felipe, preguntado si iban a ir a por “un varón”, descartó de momento que planeen ir a por más hijos.

No planificado

Tal como se informó desde La Zarzuela, el nacimiento de la segunda hija de los Príncipes de Asturias se produjo sin “calendario previo”, es decir, cuando tocó, que fue el domingo por la tarde. Felipe de Borbón informó primero a su familia, a través del teléfono, y luego se anunció a la prensa.

Según las informaciones recogidas por El Confidencia Digital, Letizia Ortiz había salido de cuentas hace dos días, y fue en la mañana del domingo cuando empezó a sentir contracciones, de forma que decidieron marcha al Rúber Internacional, a donde ella y el Príncipe llegaron en un vehículo alto, tipo “familiar”, de color azul y con los cristales tintados. Las cámaras no pudieron tomar imágenes de la entrada.

Doña Letizia ingresó en el hospital hacia a la una de la tarde, y a las 13:07 horas llegaba el mensaje sms de La Zarzuela notificándolo a los periodistas, muchos de los cuales ya se encontraban en el exterior de la clínica haciendo guardia.

Si el nacimiento de su hermana Leonor tardó seis horas, la venida al mundo de la hija segunda de los Príncipes se demoró solamente cuatro horas, a las 16:50. Media hora después, a las 17:28 los periodistas recibían el mensaje telefónico comunicando que la niña había nacido.

Antes del alumbramiento, llegaban al Rúber Paloma Rocasolano, madre de la Princesa, y también el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza. Y, antes del mensaje, don Felipe llamó por teléfono a sus padres y hermanas para darles de propia voz la buena nueva.

Un dato que muestra que las cosas no estaban “organizadas” es que los miembros de la Familia Real estaban fuera de Madrid. Doña Sofía recibió la noticia en Moscú, a donde había viajado con motivo de los funerales de su amigo Rostropovich. La Infanta Cristina, mientras presenciaba con su marido la final del Trofeo Godó, que ganó Rafael Nadal.

En cuanto a coincidencias, la segunda hija de los Príncipes ha nacido también en un ‘puente’, al igual que la primera, que vino al mundo en el de Todos los Santos. Y coincidiendo, igualmente, con una final de tenis disputada por el mallorquín Nadal, quien en el primer caso jugaba la final de Roland Garros, y allí fue donde lo supo don Juan Carlos por una llamada de su hijo desde España.