Lunes 26/09/2016. Actualizado 13:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

La cacería del Rey don Juan Carlos en Rumania, una actividad autorizada, regulada, y sin ecos negativos en el país

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La cacería de osos de don Juan Carlos en Rumania, presentada en España por algún periódico con cierto aire de escándalo, fue en realidad una actividad legal, regulada, con todos los permisos, y que además no ha significado ninguna consecuencia negativa para el Rey ni para España.

La cacería de osos de don Juan Carlos en Rumania, presentada en España por algún periódico con cierto aire de escándalo, fue en realidad una actividad legal, regulada, con todos los permisos, y que además no ha significado ninguna consecuencia negativa para el Rey ni para España.

 

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la invitación a don Juan Carlos provenía de Kenneth Behring, presidente de la norteamericana Wheelchair Foundation, que se dedica a facilitar sillas de ruedas a niños impedidos de todo el mundo, a quien los Reyes conocieron hace años durante una visita a San Antonio. Junto a don Juan Carlos participaron otras cuatro personas.

 

Las autoridades rumanas habían invitado en anteriores ocasiones al Rey para que practicara la caza en el país, pero don Juan Carlos declinó hacerlo con carácter “oficial”, y ahora lo ha hecho en un planteamiento de actividad privada.

 

Los osos son especie protegida en muchos países, e incluso en Rumania, pero en la zona de los Cárpatos es una actividad autorizada, legal y regulada, que constituye uno de los principales atractivos turísticos de la zona, y cuyos beneficios se destinan también a la conservación de fauna la naturaleza y a guardería.

 

En dicha zona la población de osos supera las previsiones, por lo que cada año, el Gobierno autoriza la caza de un determinado número de ejemplares. En el año 2004 había seis mil osos, cuando el número máximo fijado está en 4.262. Este año se habían concedido permisos para cazar 342 osos, 832 gatos monteses y 555 lobos.

 

La noticia de la presencia del Rey en la cacería se ha producido en plena campaña electoral en Rumania, en unas presidenciales en las que se han aprovechado todas las circunstancias para hacer campaña contra el Gobierno, al que han acusado de no proteger la naturaleza y permitir el expolio del patrimonio natural.

 

El debate televisado, del que se ha hablado en España, se desarrolló en una cadena de escasa audiencia. En Rumania existe tres principales, que copan los dos tercios de los espectadores. El tercio restante se lo reparten casi una decena de canales, entre ellos “National”, donde se desarrolló el citado debate. La programación de “National” no aparece, por ejemplo, en los diarios de más tirada del país.

 

En cuanto al programa en sí, el debate estuvo en realidad dedicado a discutir si el servicio nacional de la naturaleza exageraba o no a la hora de fijar la cifra de osos a abatir cada año. Ni por audiencia, ni por contenido, se puede decir que ese espacio significara un perjuicio para la imagen de España o del Rey.