Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

Satisfacción en La Zarzuela por el estado de salud del Rey don Juan Carlos tras conocerse los resultados de los últimos análisis médicos realizados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hay cierta satisfacción en los ambientes próximos a La Zarzuela por el estado de salud de don Juan Carlos en general y también tras los resultados conocidos de los últimos chequeos. El Rey se somete a controles médicos cada año, de los que siempre se informa puntualmente.

Como anécdota, el Rey, en un gesto espontáneo, no tuvo inconveniente, este martes, en someterse a una toma de la tensión, durante la visita que realizaba, en Asturias, a unos laboratorios farmacéuticos. Según el especialista que le auscultó, don Juan Carlos tiene la tensión “de un niño”.   “El Rey está magníficamente de salud, está muy bien”. Es lo que se escucha en esos ámbitos cercanos a La Zarzuela a los que ha tenido acceso El Confidencial Digital, que añaden que se somete anualmente a chequeos médicos, algo de lo que siempre se informa.   Por eso, sorprendió bastante una información que publicó Le Figaro, precisamente coincidiendo con la estancia de los Reyes en París, en visita oficial. Según el diario francés, en una crónica de su corresponsal desde Madrid, La Zarzuela no había querido confirmarlo, pero el Rey –afirmaba- tiene una enfermedad importante, y está pensando en la abdicación, y por eso su hijo acude últimamente a tantos actos.   Cuando la delegación que acompañaba a los reyes leyó esa información, el primer calificativo que surgió fue: “Delirante”. Sin embargo, como suele ser habitual, no se difundió desmentido alguno allí. Sólo este comentario, en el momento en que don Juan estaba entrando en El Elíseo: “Una noticia delirante. Basta mirar al Rey”.   Se da la circunstancia de que el subdirector de Le Figaro es amigo personal del secretario de la Casa del Rey, Ricardo Díez Hochtleiner, porque estudiaron juntos en el Liceo Francés, en Madrid. Hubo una llamada telefónica de disculpa por esa información: “No lo había visto”.