Viernes 09/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

La Zarzuela mantiene la muerte de Erika, hermana de la Princesa de Asturias, en el terreno de lo estrictamente privado de la familia Ortiz Rocasolano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Palacio de La Zarzuela mantuvo este miércoles la noticia de la muerte súbita de Erika Ortiz, hermana menor de la Princesa de Asturias, en el terreno de lo estrictamente privado y familiar, por tanto sin implicación de la Casa del Rey como tal.

Los medios informativos nacionales demostraron mesura a la hora de informar sobre este suceso, aunque desde primera hora empezó a manejarse, casi siempre de forma contenida, la hipótesis del suicido, habida cuenta de las crisis psicológicas que había atravesado recientemente la hermana de Letizia Ortiz.

Fue la familia Ortiz la que comprobó y confirmó el fallecimiento de Erika, en el domicilio de Valdebernardo, precisamente el mismo piso que ocupaba Letizia de soltera hasta que se anunció el compromiso con el Príncipe Felipe. A continuación, informaron a La Zarzuela.

En esa comunicación, se formuló la petición de que el asunto fuera tratado con “respeto y prudencia”, solicitud a los medios, por tanto que no correspondió a la Casa del Rey –como algunos han comentado- sino a la familia.

Las decisiones posteriores, sobre traslado del cadáver, ubicación de la capilla ardiente, previsiones de entierro, etc. han sido tomadas directamente por los Ortiz Rocasolano, hasta el punto de que algunos de esos detalles se conocieron en La Zarzuela de forma indirecta.

Fuentes solventes consultadas por El Confidencial Digital señalan que la Reina “lo pasó mal” cuando le llegó la noticia de la muerte. Periodistas que le acompañaban en su visita de cooperación a Indonesia vieron cómo doña Sofía se llevaba las manos a la cara al recibir la información desde Madrid y se echaba a llorar. Un detalle significativo: nadie se atrevió a tomar imágenes de ese momento.

Las fuentes consultadas por ECD confirmaron a última hora de ayer que la Princesa de Asturias, que se encuentra muy afectada, estaba en condiciones físicas normales, dentro de lo avanzado de su embarazo, y por tanto en situación de personarse en los actos fúnebres que se celebren, siempre con alguna precaución.

Don Juan Carlos optó por mantener hasta el final su viaje a Alemania, que terminaba esa tarde, porque tenía previsto pronunciar un importante discurso con motivo de la entrega del premio de la prensa alemana. Don Juan Carlos agradeció las condolencias por “la muy triste noticia del fallecimiento de la hermana de la Princesa de Asturias, que mucho sentimos en la Familia Real”.

A La Zarzuela fueron llegando cientos de telegramas de pésame, dirigidos sobre todo a los Príncipes de Asturias, y más especialmente a Letizia Ortiz.