Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

El problema del terrorismo saldrá en las conversaciones del Rey don Juan Carlos con el presidente argelino, Buteflika

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La visita que inician hoy los Reyes a Argelia se produce en un momento delicado en materia de seguridad, según fuentes solventes consultadas por ECD. En el país africano han vuelto los atentados de Al Qaeda, y Al Qaeda ha amenazado de nuevo a España, según el último vídeo difundido en Austria y Alemania.

Las fuentes a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital reconocen que desde hace quince años la situación interna en el país vecino se ha complicado mucho. De ahí lo problemático del viaje.

La visita tiene un componente político claro, que se plasmará en la entrevista de don Juan Carlos con el presidente Buteflika. Ambos mandatarios hablarán de todo, de la situación en el Mediterráneo, y, por supuesto, del terrorismo. La amenaza de Al Qaeda estará presente.

Don Juan Carlos planteará también a su interlocutor argelino la necesidad de que se garantice la seguridad de los empresarios españoles presentes en el país, tanto jurídica como física.

Argelia es un destacado socio comercial de España, singularmente en materia de suministro energético, con el gas argelino que llega a la península. Además de que existen destacadas inversiones españolas en aquél país, entre ellas la empresa Fertial, de Villar Mir, que los reyes visitarán en Orán.

La estancia en esa ciudad está relacionada con los viejos vínculos históricos que ha tenido con España. Allí, don Juan Carlos y doña Sofía recorrerán el fuerte de San Carlos, en rehabilitación por la Agencia Española de Cooperación Internacional.

Además, los anfitriones han ofrecido llevarles al desierto, a Yemal, donde serán recibidos en un oasis singular, y donde conocerán unas valiosas pinturas rupestres, vestigio de la época en que el Sahara era un mar.