Lunes 21/08/2017. Actualizado 19:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

“No penséis que voy a abdicar”: el trasfondo de la petición de perdón del rey. Antes avisó al presidente y a Rubalcaba de que había decidido disculparse públicamente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las diez palabras que pronunció don Juan Carlos ayer, al ser dado de alta en la clínica San José, con las que pidió públicamente perdón por el suceso de la cacería en Botsuana, tenían detrás otro mensaje mucho más rotundo. "No penséis que voy a abdicar".

“Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”. Es lo que dijo el rey ante las cámaras de televisión cuando abandonaba el centro médico. Según fuentes próximas al Palacio de La Zarzuela consultadas por El Confidencial Digital, esas palabras incluyen un mensaje de trasfondo, que podría resumirse así: “No penséis que voy a abdicar. Vuelvo a mi trabajo y estoy deseando a hacerlo”.

De acuerdo con esas fuentes, don Juan Carlos tiene muy clara su voluntad de continuar ejerciendo la Jefatura del Estado, y quiere dejar patente que el episodio de la cacería y la operación a que se ha sometido no han cambiado nada las cosas. Al contrario.

Sería también su respuesta a quienes, aprovechando lo ocurrido, han lanzado la hipótesis de una abdicación del rey en su hijo, el príncipe de Asturias.

Avisó antes a Rajoy y Rubalcaba

Las fuentes consultadas por ECD insisten en que la comparecencia informal de don Juan Carlos para disculparse era imprescindible, tal como se estaban desarrollando las cosas. No se podía aguantar más tiempo sin salir al paso.

Antes de efectuar las declaraciones, el rey informó de sus intenciones tanto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (que se encuentra de viaje en América), como al líder del principal partido de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE.

Conocieron su intención y también el contenido de las disculpas que pensaba presentar ante las cámaras.

Decidido desde el lunes

Desde el domingo, don Juan Carlos se mostró preocupado por lo ocurrido, y por las consecuencias de ese episodio. Y fue el lunes cuando tomó la decisión de que tenía que comparecer personalmente para dar explicaciones.

El rey estuvo al tanto de todo lo que se comentaba y publicaba sobre la cacería, porque todos los días los servicios del Palacio de La Zarzuela le presentaban el dossier de prensa sobre contenidos de periódicos, emisoras de radio y televisiones. Conoció con precisión el clima de opinión pública existente.

Las personas que estaban a su lado se dieron cuenta de que esos recortes aumentaban la preocupación del monarca.

Buscar el momento y las palabras

En cuanto se tomó la decisión de organizar una disculpa del rey, se empezó a pensar cómo hacerlo en concreto, el momento y el lugar, la forma, el tono, y también las palabras concretas que tendría que utilizar.

No parecía adecuado un acto institucional, sino que parecía más adecuado un momento informal, que por otro lado coincide con el estilo directo y cercano de don Juan Carlos, practicado en otros momentos, como cuando se disculpó de la famosa frase de que le estaban clavando “un pino”.

Y se trataba de que la disculpa se escuchara en palabras suyas, directas, y no en mensajes escritos o indirectos.

Así que se decidió que el momento propicio era su salida del hospital, ante una cámara de televisión, en forma de comentario suyo sobre la marcha.

Se ha sentido aliviado

Las fuentes próximas al Palacio de La Zarzuela consultadas por ECD explican que don Juan Carlos se ha sentido “muy aliviado” tras haber protagonizado la petición pública de disculpas.

Se había dado cuenta de que las cosas no podían continuar como estaban, interiorizó el mensaje que pensaba lanzar, y a continuación lo hizo en directo.

Esas fuentes destacan que las frases pronunciadas por el rey son “palabras sinceras”, sentidas y verdaderas, porque él sabía bien la trascendencia de lo ocurrido y las repercusiones que ha tenido.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·