Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Casas reales

Los últimos problemas en el país, con el Ejército y el Estatut en primer plano, causa del rostro serio del Rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Don Juan Carlos está últimamente apareciendo en público con el semblante más serio que de costumbre. Los problemas del país parecen ser el origen de esa situación.

Don Juan Carlos está últimamente apareciendo en público con el semblante más serio que de costumbre. Los problemas del país parecen ser el origen de esa situación. En efecto, al Rey se le ha visto estos últimos días sin demasiadas ganas de sonreír y bastante menos comunicativo de lo que en él suele ser habitual, y eso no ha pasado inadvertido para quienes le han visto, y sobre todo entre aquellos que siguen más de cerca su actividad, como es el caso de algunos periodistas que cubren la información de la Casa Real. Muy evidente resultó esa actitud de don Juan Carlos precisamente en un día de alegría familiar, como fue el bautizo de su nieta la infanta Leonor, hija primogénita del heredero de la Corona. Antes, durante y después del acto, se mostró poco expansivo y más bien serio. Un momento en que eso resultó mucho más claro fue el instante en que, tras las fotos oficiales en La Zarzuela con las dos familias y con la niña, y tras el saludo de las autoridades del Estado, los reyes y los príncipes se acercaron informalmente al grupo de periodistas presentes en la sala. Mientras don Felipe y doña Letizia charlaron animadamente con los informadores, y lo mismo doña Sofía, el Rey, en contra de su proceder habitual, se mantuvo en segundo plano y apenas habló: solamente algún pequeño aparte con uno o dos periodistas más conocidos, pero siempre con gran discreción y reserva. Los informadores se dieron cuenta de esa actitud. Alguno ha comentado que vio al monarca “triste y seco”. Aunque se desconoce el motivo exacto del comportamiento de don Juan Carlos, en ámbitos cercanos a La Zarzuela no se niega que la situación del país puede estar preocupándole especialmente. Los avatares de la polémica militar, el ambiente en el Ejército, tras la intervención del teniente general Mena, puede ser uno de los asuntos que merecen su atención, dada su condición constitucional de jefe supremo de las Fuerzas Armadas. También el difícil proceso de negociación del Estatuto de Cataluña, con el fin de ajustarlo al marco constitucional español, así como la división política que ha producido en el país, parece otro motivo de preocupación.