Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Ante las dificultades de Interior para encontrar hoteles

La Armada ofreció al Gobierno sus buques para alojar a policías en Barcelona

Moncloa evitó utilizar a unidades de la marina española para no involucrar a las Fuerzas Armadas y que el bloque independentista lo usase como propaganda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ante los problemas logísticos del Gobierno para alojar a los miles de policías y guardias civiles desplegados en el operativo especial de Cataluña, la Armada ofreció sus buques para dar cobijo a estas unidades. Sin embargo, el Ejecutivo consideró que no sería una medida adecuada.


La 'Blas de Lezo' y la 'Álvaro de Bazan', amarradas en el Puerto de Barcelona La 'Blas de Lezo' y la 'Álvaro de Bazan', amarradas en el Puerto de Barcelona en 2013.

Antes del inicio de la crisis catalana y el despliegue de miles de agentes en Barcelona y otros puntos de la región, el Gobierno barajó la opción de utilizar buques de la Armada española para alojar a los efectivos policiales enviados.

Así lo aseguran fuentes militares, y confirman voces políticas, a El Confidencial Digital. El ofrecimiento parte del Cuartel General de la Armada hacia Defensa, quien lo trasmite directamente a Moncloa y a la célula de crisis creada por el Gobierno para gestionar la respuesta de cara al desafío independentista del 1-O.

Según estas voces, la Armada puso a disposición del Gobierno parte de las unidades que tenía disponibles y que no estaban comisionadas en misión alguna o no tenían previsto ningún compromiso con la OTAN.

En este último caso se encuentra, por ejemplo, el ‘Juan Carlos I’, con capacidad para albergar a 2.400 personas en sus camarotes. El buque de proyección estratégica tenía previsto participar en unas maniobras junto a la marina francesa y otros aliados en el Mediterráneo.

El ofrecimiento llegó al Gobierno en un momento complejo del diseño de la operación 1-O, ya que Interior se estaba encontrando problemas para alojar a todos los efectivos enviados a Cataluña: muchos hoteles se estaban negando a acogerles por temor a represalias o acusaciones de significarse políticamente. Una situación que se repitió después del 1-O y que también afectó a la Guardia Civil.

Sin embargo, explican las fuentes consultadas, el Ejecutivo de Rajoy tomó la decisión de no recurrir a la Marina española. Se quería evitar involucrar a la Armada en esta operación de una manera tan vistosa, pese a que se tratase de una misión puramente logística.

Además, explican, Interior ya estaba preparando una solución improvisada, que fue la que finalmente se puso en marcha: se contrató a la naviera italiana Grandi Navi Veloci (GNV) tres cruceros para alojar a los agentes enviados a Cataluña. Uno de ellos a Girona y otros dos al puerto de Barcelona, entre ellos el que ya se ha ganado el sobrenombre –gracias a las redes sociales- del “buque Piolín”.

Esta semana, sin embargo, llegó a Barcelona la fragata ‘Navarra’ (F-85) para participar en el Salón Náutico, junto con cazaminas 'Segura' y 'Sella'. Una presencia que ya estaba prevista desde hace meses.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·