Lunes 21/08/2017. Actualizado 10:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Una de sus armas apareció en un atentado terrorista

Un CETME por 180 euros: así es el ‘catálogo’ de la mayor red de tráfico de armas desarticulada en España

El arsenal contaba con más de 10.000 piezas ‘inutilizadas’ pero fácilmente recuperables: subfusiles AK-47, ametralladoras checas ZB 37, pistolas de todo tipo…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de 10.000 armas, incluyendo fusiles de asalto, munición de mortero o granadas de alto poder explosivo. Así es el extenso catálogo de armas de coleccionismo –que podían volver a disparar con una simple manipulación- que disponía para su venta la empresa Cantábrico Militaria, a la que Interior ha definido como un centro clave en el tráfico ilegal de armas en Europa.


Almacén donde se guardan las armas requisadas. Almacén donde se guardan las armas requisadas.

Un CETME L, el polémico fusil que adquirieron en los años ochenta las Fuerzas Armadas españolas, por tan sólo 180 euros. Inutilizado para coleccionismo, tal y como exige la ley, pero cuya rehabilitación se consigue con la sustitución de unas piezas.

El catálogo de venta de la red de tráfico de armas desarticulada este mes, y cuyo arsenal principal se encontraba en el municipio de Getxo, incluía más de 10.000 armas.

En el operativo se intervinieron cerca de 9.000 fusiles tipo CETME, 1.000 fusiles de otras marcas, ametralladoras antiaéreas, 400 obuses y granadas -que fueron retiradas por agentes del TEDAX-NRBQ-, pistolas, revólveres y piezas para “reactivar” las armas, además de material para falsificar la documentación relativa a las mismas y herramientas para alterar sus números de identificación.

Los propietarios de esta red utilizaban supuestamente como tapadera de su negocio de tráfico de armas una empresa de compraventa de material de coleccionismo, denominada ‘Cantábrico Militaria’.

El Confidencial Digital ha podido comprobar el catálogo que esta firma presentaba a sus clientes, con algunas de las armas y objetos de coleccionismo que tenían listos para su venta –con precio incluido-. Entre ellos hay armas como:

--Ametralladora ZB 37 de fabricación checoslovaca, utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. Precio de 950 euros.

--CETME: la pieza más numerosa del catálogo, con precios que van desde los 180 de la versión L (la de peor calidad) hasta los 750 por una versión LV (adaptada para un visor especial).

--Fusil Gewehr 98: fusil de cerrojo alemán de calibre 7,92mm.

--Mausers: varios modelos de fabricación nacional –modelo Oviedo- desde 180 euros.

--Fusil Mosin Nagant: de fabricación rusa y de diversos modelos y décadas. A partir de 350 euros.

--Subfusil AK-47: el arma más característica del tráfico de armas mundial y la más numerosa. La red desarticulada tenía unidades converidas en subfusil, con culata retráctil y ‘grip’ en el guardamanos. Su precio asciende a 450 euros.

--Subfusil Thompson: arma automática utilizada por los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

--Pistolas: múltiples modelos y marcas - Star, Llama, Astra, FN…-, y un rango de precios que va desde los 150 euros de una vieja pistola de chispa ‘Coruña’ hasta los 1.300 de una Luger P-08, el arma de oficial nazi más buscada por los soldados de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial –y una de las más difíciles de encontrar en el mercado del coleccionismo-.

Además, la red también tenía en venta multitud de objetos de coleccionismo, como banderas, uniformes, cascos, ornamentación varia, insignias y condecoraciones, además de libros y manuales de instrucción militar.

Destacan por ejemplo algunas armas blancas de coleccionismo, con un amplísimo repertorio incluido en el catálogo. Figura, por ejemplo, una daga de las Juventudes Hitlerianas con esvásticas grabadas (sin precio, como ocurre con otros artículos extremadamente exclusivos del catálogo), un cuchillo de abordaje español de 1867, o una daga de la Kriegsmarine –la marina nazi-.

Según las cláusulas de compraventa estipuladas por la empresa, el comprador podía recibir el arma en sólo 24 horas –siempre por mensajero, “nunca por Correos”-, con el consiguiente certificado de inutilización –que luego se demostraría reversible-.

La operación para desarticular a la banda tuvo su origen en el seguimiento que los investigadores llevaron a cabo de las armas empleadas  por un terrorista en el atentado contra el museo judío de Bruselas el 24 de mayo de 2014, en el que resultaron muertas cuatro personas por los disparos de un ciudadano de nacionalidad francesa y de origen argelino.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·