Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Preocupación entre los socios de la OTAN

El CNI se moviliza para proteger la fragata F-110 contra el espionaje

El objetivo es evitar fugas de información sobre sus sistemas electrónicos y de guerra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuatro trabajadores de Navantia en Ferrol han sido privados de su acreditación de seguridad. La decisión del CNI busca restringir el círculo de personas que tiene acceso a información sobre la futura fragata F-110 para “evitar espionaje industrial”.

Boceto de la futura F-110 Boceto de la futura F-110

La comunicación que recibieron los trabajadores apartados alude a “falta de honradez, deslealtad, falta de fiabilidad”. Algunos de ellos pertenecen activamente, o han pertenecido a plataformas sindicalistas e incluso han estado afiliados a partidos de ideología comunista.

De hecho, tal y como denunciaban a El Confidencial Autonómico, sospechan que el CNI está escuchando sus conversaciones telefónicas e investigando sobre su vida privada. El miedo se ha instalado en la plantilla, cuentan.

Orden: proteger la F-110

Según fuentes militares y de los servicios de inteligencia, consultadas por El Confidencial Digital, existe una instrucción cuyo objetivo es aumentar el círculo de seguridad en torno a la información sensible del proyecto F-110.

Explican que, en esta fase del proyecto, la información sobre sistemas de guerra o sistemas electrónicos que llevará a bordo la futurista fragata de la Armada española “puede ser extremadamente codiciada” por otras empresas o países.

El temor principal es que se produzcan robos o fugas de información sobre este proyecto, algo que está pasando en otros países del entorno y socios de la OTAN, y de ello precisamente han alertado a España.

Las fuentes consultadas hacen referencia explícita a China, cuyos últimos programas militares parecen “excesivamente inspirados” en armamento occidental, como el polémico avión espía J-20.

Por tanto, “es de vital importancia para la seguridad del Estado restringir al mínimo número posible de personas el acceso a datos técnicos sobre programas de Defensa de alto componente tecnológico”. Y ahora mismo, dicen, no hay nada más sensible que la F-110.

Una de las vulnerabilidades de seguridad que también preocupa tanto al CNI como a Navantia son los ataques a la red informática. Ataques “que pueden ser realizados desde miles de kilómetros y de con una precisión milimétrica”. Los datos sensibles de la F-110 no están conectados a una red abierta, pero aún así, “corren peligro” explican las fuentes consultadas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·