Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Tras aprobar el Parlament una declaración exigiendo la expulsión

La CUP declara la guerra al Ejército en Cataluña

Mociones para excluir a los militares de ferias y actos, intentos de prohibir ejercicios, boicots en eventos… Les fotografían y llaman “invasores” durante las maniobras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Han pasado tres meses desde que el Parlament aprobase una moción para exigir la expulsión del Ejército español del territorio catalán. Desde entonces, la CUP ha asumido como propia la ‘guerra’ contra las Fuerzas Armadas, obstaculizando cualquier tipo de acto, evento o maniobras que realicen las unidades militares en Cataluña.

Militares del Ejército realizan una marcha en el parque natural barcelonés de Collserola (imagen del Ejército de Tierra). Militares del Ejército realizan una marcha en el parque natural barcelonés de Collserola (imagen del Ejército de Tierra).

“Es un acoso absoluto. Cualquier acto que cuente con la presencia del ejército, allí está la CUP para liarla”. Así se expresa un oficial del Ejército de Tierra destinado en Cataluña, directamente involucrado en la organización protocolaria de eventos. “Han declarado su propia guerra al ejército” asegura.

Las instituciones catalanas contra el Ejército

La situación comienza a ser preocupante. El clima de tensión no para de crecer desde el pasado mes de julio, cuando el Parlament catalán aprobó la citada moción para expulsar al ejército –y a la Guardia Civil- de Cataluña. La propuesta partió de la CUP, y fue secundada por todos los grupos a excepción de PP y Ciudadanos. El PSC se abstuvo en aquella votación.  

“El ejército siempre es bienvenido… si viene desmilitarizado y en plan turista” llegó a decir entonces el diputado de Junts Pel Si Ferrán Civit. La CUP, por palabras del diputado Benet Salellas, llegó a acusar a los militares de estar detrás del nacimiento del Estado Islámico por su participación en la misión de Irak en 2003.

La ofensiva no es nueva. En el verano de 2015, el ayuntamiento de Barcelona aprobó una medida similar de ámbito local. La formación Barcelona en Comú de Ada Colau se abstuvo entonces. Sin embargo, fue precisamente la alcaldesa quien, el pasado mes de marzo, recordó a dos oficiales de Tierra que el Ejército no era “bienvenido en la Fira de la Enseñanza.

Desde entonces, explican fuentes militares, esta “política de acoso y derribo” se ha generalizado a todos los niveles dentro de la CUP. La ofensiva contra el ejército abarca desde la representación en el Parlament hasta los municipios más pequeños. Incluso en aquellos en los que la CUP no tiene representación orgánica.

“Nos hacen fotos y nos llaman invasores”

Realizar maniobras militares en Cataluña, por reducidas que sean, se ha convertido en una pesadilla para los mandos del Ejército. “Puedes estar perdido en un monte, lejos del pueblo más cercano, que siempre hay algún grito. Y nos hacen fotos, que luego cuelgan en las redes sociales llamándonos invasores” relatan fuentes militares a ECD.

La cuerda se tensó aún más el pasado mes de septiembre. El Ejército de Tierra hizo pública una fotografía de efectivos del Batallón IV/62 realizando una marcha en el parque natural de Collserola (Barcelona).

La imagen soliviantó a los partidarios de la CUP y la polémica llegó a la Diputación de Barcelona, donde la formación presentó una queja formal. Exigió que, a partir de ese momento, los Mossos d’Escuadra se encargaran de impedir la presencia militar en el parque natural.

La presencia militar, un “impacto emocional” para los niños

La CUP también se ha mostrado especialmente virulenta ante la presencia de militares o representantes de las Fuerzas Armadas en eventos destinados a niños o adolescentes. La polémica del encontronazo de Ada Colau con dos militares en la Fira de la Enseñanza de Barcelona no ha sido un hecho aislado.

Algo similar sucedió, por ejemplo, durante la feria Expojove en Girona, en abril de este año. La CUP denuncio la presencia de un stand de las Fuerzas Armadas, que lleva años asistiendo a este evento.

El asunto llegó al pleno municipal, donde una concejala de la CUP pidió el desmantelamiento inmediato del stand y acusó al ayuntamiento de “hipocresía” por permitir la entrada de militares en un evento civil. Finalmente, consiguieron un compromiso político para la elaboración de un ‘código ético’ que incluirá la prohibición de la presencia militar en la feria en futuras ediciones.

El pasado mes de julio, la CUP también denunció un evento celebrado en el castillo de San Fernando (Figueres). Allí tuvo lugar una jornada de puertas abiertas para familias. La formación denunció que se habían llevado a cabo “actividades con armas de fuego” con menores de edad.

La presencia de niños ha sido otro de los argumentos utilizados para pedir la prohibición de maniobras del Ejército en estos últimos meses. Cuando se solicitó el cierre de Collserola a los militares se incidió en el “impacto emocional” que tiene su presencia para los menores.

Indignación por que el Ejército interprete sardanas

La última polémica se registró este mismo jueves. La Inspección General del Ejército en Barcelona organizó un concierto en el municipio barcelonés de Tarrasa. En el evento, la banda de la Unidad de Música interpretó piezas del folclore español, canciones de salsa y algunas composiciones de música tradicional catalana. Les acompañó un coro de baile de sardanas.

Nada más conocerse la celebración de este evento, la organización local de la CUP salió públicamente a denunciar el acto, calificándolo de “desembarco militarista” en Tarrasa. Se ha pedido al consistorio declarar ‘non grato’ al Ejército.

Las Fuerzas Armadas, “garantes del orden de España”

Desde la CUP no esconden la razón última de esta ofensiva. En una nota publicada por la CUP de Garrotxa (Girona), a raíz de unos ejercicios militares, se explicaba: “No podemos olvidar ni por un instante que las Fuerzas Armadas son los máximos garantes del orden de España, y su principal misión es, tal y como se recoge en el artículo 8 del Título preliminar de la Constitución española ‘defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

“De ahí que la realización de este tipo de maniobras o las declaraciones que determinados sectores reaccionarios realizan en algunos medios de comunicación donde se pide una intervención militar de las Fuerzas Armadas españolas en Cataluña, sólo hacen aumentar la inquietud de la población, son una intimidación y no ayudan a avanzar en la realización de un proceso sereno, tranquilo y verdaderamente democrático en el que la sociedad catalana pueda decidir libremente su futuro como pueblo”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·