Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Alerta sanitaria

El curso del Ejército del Aire para evacuación de enfermos de Ébola interesa a varios países

La Unidad que repatrió a los dos religiosos aplicó un protocolo específico propio. Vea el manual

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno español envió a otros países un documento explicativo sobre el protocolo puesto en marcha para la repatriación de los dos religiosos españoles infectados por el Ébola. Además, se ha ofrecido para formar a tripulaciones de estos vuelos. Varios países se han interesado por realizar estos cursos.

Airbus medicalizado del Ejército del Aire que repatrió al religioso Miguel Pajares. Airbus medicalizado del Ejército del Aire que repatrió al religioso Miguel Pajares.

Según ha sabido El Confidencial Digital, varios países se han puesto en contacto con Sanidad para conocer la disponibilidad de España para impartir cursos de formación para personal en misiones de aeroevacuación de infectados con Ébola.

En ellos se explican los protocolos de actuación que puso en marcha la Unidad Médica de Aeroevacuación del Ejército del Aire cuando procedió a repatriar a España a los dos religiosos infectados por Ébola en África.

Pese al interés, de momento -según las fuentes consultadas- ningún país ha solicitado oficialmente la realización de este curso. El documento que incluye la hoja de ruta a seguir ha sido puesto a disposición –en inglés- de los países interesados.

El protocolo recogido en el manual –puede consultarlo aquí al completo- establece las normas de seguridad para aislar un avión previamente medicalizado, en el que poder trasladar a un enfermo desde el aeropuerto en el país del rescate al hospital de  referencia en territorio nacional.

Estas son algunas de las instrucciones que incluye el documento:

--Selección de personal: deben estar especializados en manejo de pacientes con enfermedades infecciosas. El personal debe ser el mínimo imprescindible para reducir la posibilidad de contagio.

--La figura del ‘observador’: se recomienda incluir una persona que esté en todo momento pendiente de los movimientos y acciones del equipo médico, para detectar posibles maniobras peligrosas que puedan llevar al contagio.

--La aeronave ha de ser rápida, espaciosa, con baja sonoridad para permitir la comunicación del equipo médico, de alta luminosidad y que permita un fácil embarque y desembarque.

--Retirar el ‘galley’ –zona donde se prepara la comida y bebida- en la medida de lo posible, para facilitar la entrada del paciente por la parte inferior del avión. O en su defecto, por el portón lateral.

--Creación de una “zona sucia o contaminada” al final del avión, a la que no tendrá acceso la tripulación de la aeronave.

--Si un miembro de la tripulación –pilotos o asistentes de vuelo- debe abandonar la nave una vez en pista para cualquier tarea de mantenimiento, debe hacerlo con el traje de protección. Prohibido salir al exterior sin él.

--Desinfectar el avión con peroximonosulfato de potasio.

--El paciente deberá llevar guantes y mascarilla quirúrgica durante el traslado por carretera al hospital.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·