Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Identificados militares infiltrados en grupos ultra

El Ejército no quiere neonazis en sus filas

Localizarán a los extremistas y pondrán en marcha procedimientos para su expulsión. Los mandos aplicarán una “estricta neutralidad política”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ideología nacional-socialista no sólo está presente en las gradas de los estadios de fútbol, sino en muchos otros ámbitos de la sociedad. Y uno de ellos son las Fuerzas Armadas. El Ejército quiere acabar con la presencia de neonazis entre sus filas.


Un legionario participante en la procesión del Cristo de la Buena Muerte, con una esvástica en su brazo Un legionario participante en la procesión del Cristo de la Buena Muerte, con una esvástica en su brazo

El plan del Gobierno para erradicar la violencia ultra del fútbol y sus raíces políticas no quedará únicamente circunscrito al deporte. También en las Fuerzas Armadas se va a poner en marcha un plan para evitar a los radicales.

Según fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital, se ha constatado la existencia de militares próximos a estos grupos neonazis o skinheads entre sus filas. El problema no es nuevo, pero la sensibilidad actual “es máxima” con este asunto, explican.

Alfredo Pérez Rubalcaba, que ocupó la cartera de Defensa durante la baja por maternidad de Carme Chacón, llegó a confesar a la madre de Carlos Palomino –asesinado por un ex militar- que existía un “altísimo grado de neonazis metidos en el ejército”. “Decía que no sabía cómo se le habían metido pero que ahí estaban” afirmó la madre en una entrevista años después del suceso.

Tatuajes, estética ‘skin’…

“A partir de ahora se va a aplicar una estricta observancia del deber de neutralidad política. No sólo en manifestaciones de palabra u obra, sino también en el uso de simbología política, como los tatuajes” asegura un mando consultado por ECD.

Entre otras cosas, además de los tatuajes –sobre los que ya se ha aplica un reglamento más duro-, se van a analizar la pertenencia o participación en actos o manifestaciones de formaciones políticas de extrema derecha.

Hasta el momento, la única forma de expulsión pasaba por la comisión de un delito –agresiones o actos violentos- y una condena en firme. Sin embargo, según explican las fuentes consultadas, se están estudiando fórmulas para poder agilizar la expulsión de miembros del ejército con ideologías radicales.

Militares entre los radicales del fútbol

Entre los grupos ultras de extrema derecha que están presentes en muchos estadios de España se han detectado muchos ex militares. Algunos de los dirigentes de los más peligrosos, como Frente Atlético, Brigadas Blanquiazules, Supporters Sur, Ultra Boys o Ultras Sur han pasado por las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, los ex militares ya no son ‘problema’ de las Fuerzas Armadas. Pero sí lo son los militares en activo que, de forma discreta, están involucrados en las actividades de estos.

“En mi unidad hay varios que van habitualmente con las secciones más radicales de los ultras de su equipo, son cabezas rapadas” explica a ECD un oficial de Tierra. “Alguna vez les he visto hablando de peleas y demás, pero si no hay denuncia y lo hacen en su tiempo libre no hay nada que hacer con ellos”.

A menudo, aseguran, se han registrado problemas entre estos militares y otros de origen extranjero. En esos casos, si el mando de la unidad lo consideraba, se iniciaba un expediente disciplinario. Pero en muchos casos se “hacía la vista gorda” afirman.

Según explican, muchos de estos jóvenes entran en las Fuerzas Armadas atraídos por una “visión completamente errónea e incorrecta. Esto no es una escuela de matones, sino un ejército profesional en el que este tipo de gente no tiene cabida”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·