Jueves 27/07/2017. Actualizado 14:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Ha sido segundo jefe de la Fuerza Conjunta

El Gobierno renuncia a proponer al JEMAD para jefe militar de la OTAN

Ha constatado que el general Alejandre no tiene suficientes apoyos en la Alianza a pesar del respaldo inicial de EEUU

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Era una posibilidad que se veía con buenos ojos en Moncloa: presentar la candidatura del JEMAD al cargo de jefe del Comité Militar de la OTAN, puesto nunca ocupado por un español, con el objetivo de recuperar parte de la influencia perdida en la Alianza en la última década. Sin embargo la idea se ha abandonado por falta de apoyos claros.


Foto de archivo de la OTAN. Foto de archivo de la OTAN.

En los próximos meses comenzará el proceso de relevo del actual jefe del Comité Militar de la OTAN, cargo que ostenta actualmente el general checo Petr Pavel. Su sucesor deberá asumir el puesto en 2018.

Este organismo, la más alta autoridad de la OTAN, está formado por los jefes de Estado Mayor de la Defensa de cada país aliado. Y su presidente debe ser elegido entre todos ellos. Existe, además, un sistema ‘turnista’ no escrito por el que el puesto va rotando entre países que formaron parte del Pacto de Varsovia y países que no. En esta ocasión toca a este último grupo.

En el seno del Gobierno, tal y como pudo saber hace meses El Confidencial Digital de fuentes de Moncloa, veía con buenos ojos la posibilidad de que España se presentase como candidata al puesto. Algo que intentó sin éxito José Luis Rodríguez Zapatero con Félix Sánz Roldán, ex JEMAD y actual director del CNI.

Sin embargo, según ha constatado ECD, unos meses después ha desaparecido cualquier optimismo en Moncloa por lograr el nombramiento. De hecho, asumen, ni siquiera se entrará en la carrera por él. El JEMAD Alejandre no estará entre los candidatos.

Asumen estas voces, bien situadas en Moncloa, que en los primeros sondeos diplomáticos para averiguar qué nivel de apoyo tendría un candidato español no han sido para nada satisfactorios. A pesar, explican, de que en principio se barajó cierta predisposición de Estados Unidos hacia esta idea.

En Moncloa se consideraba esta baza como una vía eficaz para recuperar parte de la influencia que ha perdido España ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte en la última década, marcada por los recortes y por el incumplimiento de los niveles de gasto comprometidos en materia de Defensa.

Se consideraba, además, que el perfil del JEMAD encajaba perfectamente en el cargo: ha sido segundo jefe del Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN, conoce perfectamente el funcionamiento de la Alianza, habla inglés y tiene buenas relaciones con Estados Unidos –fue agregado militar en la embajada de Washington-.

Pero el currículum no es lo más relevante a la hora de acceder al cargo. “No siempre el más idóneo para el puesto es el que lo consigue. De hecho, casi nunca ocurre así” asegura a ECD un oficial español conocedor de estos procesos de elección, en los que median complejas relaciones diplomáticas, promesas y equilibrios de poder.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·