Miércoles 23/07/2014. Actualizado 13:52h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

Defensa

Habla para ECD el ex militar español que es portavoz del Gobierno de Corea del Norte: “Si Estados Unidos nos ataca, lanzaremos misiles con plutonio sobre su territorio”

Alejandro Cao de Benós, nacido en Tarragona y descendiente de marqueses, barones y condes, ha llegado a las altas esferas del régimen de Corea del Norte. Durante varios años sirvió en las Fuerzas Armadas españolas, pero actualmente es embajador cultural norcoreano en todo el mundo. Es el único occidental autorizado para hablar en nombre del régimen de Kim Jon Ill. Y lo ha hecho para ECD.

Nació en Tarragona y tiene 36 años. Presume de tener hilo directo con las altas esferas de la política de aquel país asiático. Tiene pasaporte norcoreano, pero dice que no lo necesita para entrar y salir. “Allí me conoce todo el mundo”, asegura. Su ‘otro’ nombre es Cho Il Min, que significa ‘Corea Unificada’. Sigue votando en España, pero en las últimas elecciones catalanas no ejerció su derecho. “No había ningún partido que me representase”, afirma.

Desde los 16 años hay algo que no ha podido quitarse de la cabeza, Corea del Norte. Conoció el país en una feria de turismo, y a partir de aquel día los ideales del régimen norcoreano se convirtieron en una obsesión para él.

Tras viajar varias veces a Pyongyang como presidente fundador de la Asociación de Amistad con Corea del Norte, fue elevado por el líder Kim Jon Ill al estatus de delegado honorario de ese país. “No cobro un euro por mi trabajo” asegura. Es el único occidental con un puesto en el organigrama del régimen norcoreano.

Descendiente de militares y nobles

Cao de Benós recuerda orgulloso que es descendiente de una larga estirpe de tradición militar. Los títulos nobiliarios de los que es heredero - barón de Les, conde de Argelejo y marqués de Rosalmonte-, “los ganaron mis antepasados luchando en diversas campañas militares en Francia y Nápoles, en el siglo XVIII”, asegura.

Mi abuelo era falangista. Heredó una gran fortuna, pero, por mala suerte en los negocios, la perdió y quedó arruinado. Tuvo que ponerse a trabajar de muy mayor y no pudo pagar los costes de los títulos nobiliarios”. Afirma que “no descarto reclamarlos algún día”. Pero de momento continúa con su labor diplomática para Corea del Norte.

A su familia le costó aceptar esta desmedida pasión, aunque terminó admiténdolo. Su padre, un analista químico granadino, y su madre –canadiense-, no entendían como un heredero de hasta tres títulos nobiliarios podía abrazar con tanta pasión el ideario comunista de un país situado a 10.000 kilómetros de distancia de su casa.

Su paso por el Ejército español

Cuando apenas superaba la veintena fue llamado a filas como otros jóvenes de entonces. “Hice la ‘mili’ obligado en el cuartel de Artillería de Huesca”. Allí obtuvo dos menciones honoríficas como uno de los mejores de su quinta. La experiencia le gustó y, atraído por valores como la lealtad, el sacrificio y el honor, decidió hacerse militar profesional.

Su siguiente destino fue la Policía Aérea de Los Alcázares (Murcia). Tras una estancia allí, decidió pasar a la vida civil como informático.

Como miembro honorifico del ejército de Corea del Norte que es, Cao de Benós conoce todos los entresijos militares de aquel país. Y no duda en comparar aquel ejército con el español.

“Al ejército español le haría falta más presupuesto y preparación” afirma.

“Las formas de entrenamiento, incluso las canciones que cantan los soldados, son las mismas que las de los marines norteamericanos. En Corea no existe esa relación superior-inferior de mando, allí es una relación padre-hijo. Aquí la tendencia es humillar al soldado, extraen su valor humillándolo”.

Tenemos –en España- un ejército muy pobre. No está unido al pueblo. Existe una separación entre los militares y el pueblo, por eso no se les ve con buenos ojos. En España hay muchos militares en la cantina rascándose la barriga. Allí, ahora, los soldados están construyendo viviendas para el pueblo”.

Así ve a España desde Corea del Norte

Para Cao de Benós, no existen relaciones diplomáticas sólidas entre España y Corea del Norte. Una de sus misiones es reforzar este vínculo. Y confía en que con Trinidad Jiménez mejore la situación. “La nueva ministra tiene buenas intenciones respecto a los norcoreanos”.

Según el Plan Asia 2009-2012, elaborado por el Ministerio de Exteriores, España tiene previsto multiplicar sus esfuerzos para potenciar las relaciones culturales con Corea del Norte. Cao de Benós es el nexo. Pero recuerda que será complicado. Las relaciones con Europa se iniciaron en 2001, cuando Javier Solana visitó Pyongyang invitado por Kim Jon Ill.

Es curioso, pero fue Aznar el primer presidente español que abrió el dialogó con Corea del Norte”. Desde entonces, las relaciones han quedado congeladas. “España no es muy internacionalista, no son grandes exploradores”, asegura.

El hispano-coreano lamenta la decisión de Zapatero de trasladar las competencias sobre Corea del Norte desde la embajada en Pekín a la de Seúl. “Un norcoreano no puede entrar directamente a Corea del Sur, tiene que hacerlo a través de un tercer país, como China. Eso dificulta los contactos entre ambos países”. Él, personalmente, mantiene viva su amistad con varios funcionarios españoles en la embajada china.

Corea del Norte sabe que China quiere ‘invadirle’

En las últimas semanas, la tensión entre Corea del Norte y el vecino del sur se ha acrecentado, tras el ‘choque’ entre los dos ejércitos a raíz de unas maniobras militares organizadas por Seul y Washignton.

Cao de Benós, como voz autorizada, lo tiene claro: “Si no nos han invadido aún es por nuestra disuasión nuclear. Corea hará lo que sea por su supervivencia, incluso lanzar armas nucleares sobre Estados Unidos”.

Él se encontraba en Oslo cuando estalló la crisis. Al momento, un aluvión de llamadas. Entrevistaspara Al Jazeera, Press TV Irán… Cuando ocurre algo en Corea del Norte, es la persona más recurrente para los medios de cualquier país.

Cuando las aguas parecían volver a su cauce, de pronto surgió el fenómeno Wikileaks. El portal de Julian Assange revelaba que China, el mayor aliado estratégico de Corea del Norte, apuesta por una Corea unificada, lo que supondría la desaparición del régimen de Pyongyang.

“No es nuevo. Nosotros ya lo sabíamos. China mantiene un doble juego con Corea, pero lo cierto es que Pekín lleva años soñando con ocuparnos”. La razón: las reservas mineras de carbón –y sobre todo antracita- manejadas por Pyongyang y anheladas por los chinos.

China sigue intentando que Corea del Norte acepte el capitalismo, pero eso no va a pasar”. Según sus palabras, China ya les ha comunicado que no les interesa tener como vecino a un país comunista.

Concluye la entrevista dejando claro que muchas veces se han “tergiversado y manipulado” informaciones referentes a Corea del Norte. Datos estadísticos como que los coreanos del norte miden 7 centímetros menos, viven 13 años menos y cobran 14 veces menos que sus vecinos del sur los califica de “exagerados”: un intento de “dar una mala imagen del país”. Él, por su parte, se sigue declarando “enamorado” de Corea del Norte.

Vea a continuación imágenes de Alejandro Cao de Benós:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·