Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Tras los casos Elcano y Getafe

La Justicia militar reacciona ante las fugas de información a la prensa

Aplicará un nuevo protocolo antifiltraciones: marcará los documentos, prohibición de sacar papeles de los juzgados, se investigará cada fuga

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las filtraciones de información sobre sumarios secretos que instruye la Justicia militar preocupan a los altos mandos y en Defensa. Datos reservados sobre casos como el hallazgo de droga en el ‘Elcano’ han despertado las alarmas. Se va a endurecer los protocolos contra las fugas.

El buque 'Juan Sebastián Elcano'. El buque 'Juan Sebastián Elcano'.

Según ha sabido El Confidencial Digital, este tipo de filtraciones preocupa y molesta en gran medida al Ministerio de Defensa. Se quiere terminar con las fugas “cueste lo que cueste”, aseguran fuentes militares relacionadas con la Justicia.

Siempre han existido filtraciones desde los tribunales de justicia militar, pero los altos mandos consideran que en los últimos tiempos se han intensificado. “Hay datos que han saltado a la luz pública nada más conocerse en un determinado juzgado” aseguran.

Hablan, concretamente, del caso del hallazgo de droga en el buque escuela ‘Juan Sebastián Elcano’ y la detención de varias personas que forman parte de su dotación. Ciertos “datos reservados” de la investigación acabaron en las páginas de los periódicos “y dificultaron la instrucción aún pendiente”.  Recuerdan, también, las filtraciones sobre la corrupción en la base de Getafe, ambos adscritos al Juzgado Togado Militar número 12.

Instrucciones para frenarlas

Por ello, según confiesan fuentes de la Justicia militar, existe una instrucción especial que ha sido difundida a quienes trabajan con material confidencial proveniente de juzgados en la que se recuerdan las “graves consecuencias” que puede tener para el empleo cualquier fuga de datos reservados.

Según explican, se está investigando la procedencia de los datos filtrados –no revelan cuales son- en los casos recientes, y se espera dar con el responsable de ello. A partir de ahora, dicen, cada fuga de información será “investigada a fondo”.

Además, se recuerda a los funcionarios la prohibición de “sacar papeles” de sus instalaciones de trabajo. Documentos que, por otra parte, irán ‘marcados’ para poder identificar a su filtrador en caso de que acabe en las páginas de un periódico.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·