Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Defensa ha elegido el MQ-9 Reaper

Narcotraficantes mexicanos consiguen hackear el futuro dron del ejército español

Estados Unidos ha descubierto la manipulación de coordenadas del GPS para desviar los aparatos de las rutas de entrada de droga al país

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los futuros drones que tendrá a su disposición del Ejército del Aire español no están exentos del riesgo de ser pirateados desde tierra. Al menos, eso es lo que ha descubierto Estados Unidos: traficantes de droga mexicanos han conseguido hackear el sistema de navegación de los MQ-9 Reaper que patrullan la frontera para detectar el paso de alijos de estupefacientes.


MQ-9 Reaper armado. MQ-9 Reaper armado.

Los vehículos aéreos no tripulados se han convertido en protagonistas de la lucha estadounidense contra el tráfico de drogas en la frontera de México. Los traficantes han recurrido en ocasiones al uso de estos drones para pasar cargamentos a Estados Unidos, y las patrullas de control fronterizo utilizan aparatos de uso militar para vigilar las rutas más recurrentes de los narcos y para evitar la infiltración de terroristas en su territorio.

La CBP, la agencia gubernamental que se ocupa de la protección fronteriza, opera en la frontera con México con drones MQ-9 Reaper, fabricados por General Atomics. Se trata del mismo modelo que ha elegido Defensa para convertirse en el primer UAV estratégico de la historia del Ejército del Aire.

Puede ser hackeado

Ahora se ha sabido, según ha desvelado el departamento de Seguridad Nacional estadounidense y han publicado revistas especializadas, que estos aparatos no están exentos del riesgo de ser pirateados por el ‘enemigo’.

La principal vulnerabilidad de estos aviones no tripulados reside en el sistema de navegación por coordenadas GPS, que se envían en tiempo real al dron y señalan el lugar que deben patrullar.

Según ha constatado Estados Unidos, los narcotraficantes son capaces ya de atacar ese sistema GPS enviando mediante un ordenador coordenadas falsas al aparato, que este asume como legítimas. De esa forma, pueden desviar el dron de las rutas que utilizan los narcos de forma momentánea y aprovechar el lapso de tiempo en que el error es corregido para introducir la droga.


Etiquetas