Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Penas de dos años de prisión

Un coronel, un comandante y un subteniente, condenados por falsificar facturas para comprar whisky y marisco

Ocurrió en el colegio mayor San Hermenegildo de Sevilla para hijos de militares. “Si mi culo cae, cae el de más gente"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena de dos años y medio de prisión a un coronel, un comandante y un subteniente que inflaban el precio de las facturas en la residencia ‘San Hermenegildo’ para crear un fondo con el que comprar productos de lujo: whiskys Cardhú de 12 años, mariscos, cañas de lomo, jamones… 


Sede del Ministerio de Defensa en la Castellana. Sede del Ministerio de Defensa en la Castellana.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, los hechos probados apuntan a delitos consumados y continuados de deslealtad, contra la hacienda militar. El Tribunal Militar Central ha condenado a los acusados –un coronel, un comandante y un subteniente- a penas de dos años y medio de prisión.

La sentencia fue recurrida por los acusados ante el Tribunal Supremo, pero en un fallo reciente el recurso fue desestimado y se reafirman las condenas.

Los hechos ocurrieron entre los años 2008 y 2010 –tres cursos escolares- en la Residencia Militar para Estudiantes San Hermenegildo de Sevilla. Durante ese tiempo se registraron irregularidades en los procesos de compra de alimentos a las empresas proveedoras.

Hasta 90.000 euros

En concreto, los condenados habían puesto en marcha un sistema para adquirir productos de lujo que hacían pasar como alimentos para los alumnos que residían en el colegio mayor.

Las facturas que emitían los proveedores eran infladas artificialmente. Las cantidades de comida reflejadas en ellas no correspondían con las que entraban realmente en las cocinas. El precio de esas cantidades no entregadas era desviado por la empresa proveedora a un fondo –que llegó a alcanzar los 90.000 euros- del que se servían para comprar estos productos de lujo.

Cardhu, marisco, jamón…

En un principio, el sistema servía para organizar eventos extraordinarios para los colegiales, como la Fiesta del Novato, la imposición de Becas, la cena de navidad… e iban destinados a bebidas alcohólicas y productos de gran calidad. Pero la investigación reveló que estos eventos “se movieron dentro de un tono de moderación alejado del lujo extravagante y del derroche”.

Sin embargo, un tiempo después, los implicados en esta trama comenzaron a adquirir para su uso y disfrute productos de lujo como  mariscos, botellas de ron ‘Legendario’ y whisky reserva de 12 años ‘Cardhú’, cañas de lomo, jamones

“¡Nos están robando!”

No fue hasta el relevo del coronel condenado –en 2010- cuando la nueva dirección se percató de las irregularidades. El nuevo director comenzó a recibir quejas de alumnos sobre la escasez de alimentos. “¡Aquí nos están robando!” denunciaron.

El nuevo coronel inició una investigación y detectó que existían partidas diarias de 300 euros de alimentos que se compraban pero nunca llegaban a las despensas. Incluso se interrogó al subteniente –destinado en la inspección de cocina-, quien según la sentencia llegó a amenazar que “Si mi culo cae, cae el de más gente”.

Finalmente, una vez incoado el expediente, la justicia militar decidió iniciar el proceso judicial contra el coronel de Infantería –ya retirado-, el comandante de Artillería y el subteniente de Infantería, quienes además de la pena de prisión deben resarcir el dinero de esas falsas facturas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·