Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Los soldados españoles en Afganistán aplicarán técnicas de psicología forense para detectar a talibanes infiltrados en sus cuarteles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los infiltrados talibanes en el ejército afgano es posiblemente el principal problema de seguridad que afrontan las tropas desplegadas en Afganistán. Y para combatirlo, tanto los militares españoles como sus aliados van a recibir formación específica para detectar conductas de comportamiento que delaten a un 'topo'.

Los militares españoles que trabajen cerca personal afgano recibirán una serie de cursos de formación impartidos por expertos para mejorar sus capacidades de localizar infiltrados entre las tropas y policía local.

Según fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital, esta medida ya está siendo trasmitida por la ISAF a los distintos países aliados que participan en la misión. La decisión se tomó en una reciente reunión celebrada en Alemania del grupo especial que la OTAN ha creado para luchar específicamente contra estas amenazas.

Gestos que delatan

La formación que recibirán los militares destinados está orientada a poder reconocer a un posible infiltrado a través de gestos, miradas extrañas o comportamientos fuera de lo normal. Básicamente, aplicando leyes de la psicología forense a sus observaciones sobre los militares y policías afganos con los que trabajan a diario.

Expresiones faciales que duran demasiado, apretar los labios, sonrisas largas sin arquear cejas, tragar saliva con demasiada frecuencia, movimientos muy rápidos de ojos, mayor transpiración por mayores niveles de adrenalina, cambios de postura constante… son sólo algunos de los indicadores que pueden delatar a un infiltrado.

Se trata, según las fuentes consultadas por ECD, de reacciones físicas a la ansiedad producida por una conducta o intención homicida.

Por sí solas no indican nada, pero “cuando se repiten varias y son perceptibles para más de una persona deben ser motivo de sospecha e investigación” indican fuentes militares consultadas por ECD.

La ISAF ha determinado que la amenaza de los infiltrados es el principal riesgo estratégico de la misión, ya que los infiltrados ponen en peligro la vida de los militares aliados y sus ataques –en muchas ocasiones con bajas incluidas- hacen que éstos recelen de sus compañeros afganos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·