Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Por incumplimiento de los deberes del servicio

Una militar, condenada a un mes de arresto por presentarse a una guardia con sus dos hijas

“No tengo con quien dejarlas” justificó. El Tribunal Militar Central lo califica de falta muy grave de disciplina

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una cabo del Ejército del Aire ha sido sancionada con un mes y un día de arresto por no hacer una guardia que tenía prevista. La militar acudió al cuartel junto a sus dos hijos, a los que no podía dejar con nadie según explico a su mando. Un juez militar ha confirmado la condena por falta muy grave.


Militares españolas. Militares españolas.

Los hechos ocurrieron en la base aérea de Gando, donde se encontraba destinada la cabo del Ejército del Aire. La militar debía comenzar su guardia quince minutos antes de la media noche, pero llegó tiempo antes acompañada de sus dos hijas, de tres y seis años.

Tras hablar con el Jefe de Guardia, le explicó que no había conseguido nadie que cuidara de sus hijas mientras ella cumplía el servicio. Al comprobar este que se trataba de hechos consumados le dio permiso para irse a su casa, llamando a un sustituto para que cubriera la guardia hasta las ocho de la mañana.

Unos meses más tarde, el general jefe del Mando Aéreo de Canarias, a quien se había elevado dicha situación, le abrió un expediente disciplinario por una falta muy grave recogida en el artículo 8 del Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, confirmada más tarde por una resolución del Jefe del Estado Mayor del Aire.

La cabo presentó posteriormente un recurso contencioso-administrativo contra dicha sanción, pero finalmente el Tribunal Militar Central ha confirmado la sentencia de un mes y un día de arresto.

Entre las alegaciones de la defensa, la militar aseguró que no debería haber sido llamada para hacer guardias –ya que se encontraba en un juicio administrativo para que se le concediese la reducción de jornada-, y que viendo que no podía dejar a sus hijas con nadie había acudido a cumplir con su guardia, aunque posteriormente se fue a su casa con la autorización de su superior.