Miércoles 26/07/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Los asuntos de Defensa entran en campaña por primera vez en 30 años

El salto a la política del ex JEMAD indigna en las Fuerzas Armadas

No entienden que un teniente general fiche por un partido antimilitarista como Podemos. PP y Ciudadanos están recibiendo ofrecimientos de altos mandos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El fichaje del teniente general José Julio Rodríguez no ha dejado indiferente a nadie. Y mucho menos entre las altas esferas de las Fuerzas Armadas. Se critica su significancia política con una formación, Podemos, que cuestiona la pertenencia a la OTAN. Aunque sería el ministro de Defensa mejor preparado de la democracia. Ahora –añaden- le toca mover ficha a Ciudadanos y PP. Y ya han recibido ofrecimientos.

José Julio Rodríguez, ex JEMAD. José Julio Rodríguez, ex JEMAD.

Podemos ha realizado una “fuerte apuesta” con el fichaje de José Julio Rodríguez, aseguran altos mandos militares en conversaciones con El Confidencial Digital. Fuerte, explican, por el tirón mediático y el golpe de efecto que supone sumar a sus filas a una persona que ha ocupado el más alto cargo militar –después del rey- que hay en las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la incorporación no ha sentado nada bien en las Fuerzas Armadas. En el propio ministerio ha sido recibido con críticas. Pedro Morenés confesó este jueves en los micrófonos de Onda Cero que había recibido la petición de pase a la reserva –de momento sigue siendo militar en activo- la pasada semana.

Según el titular de Defensa, Rodríguez debía haber esperado a obtener dicho estatus para anunciar su unión al proyecto de Podemos. Además, dijo, el teniente general le solicitó la baja en la Orden de San Hermenegildo –recibió la Gran Cruz, la mayor distinción militar de España.

Su postura hacia la OTAN

Pero en lo que coinciden casi todos los militares consultados por ECD es que la llegada del ex JEMAD a Podemos ha provocado gran indignación por el carácter antimilitarista del que hace gala la formación.

Recuerdan que se trata de un partido que “en pleno 2015 sigue pidiendo la salida de la OTAN”, organismo en el que España “tiene un peso fundamental como aliado, solo hay que ver las maniobras multinacionales que se están realizando en nuestro país estos días”.

Tras su fichaje por Podemos, José Julio Rodríguez ha matizado esta postura de Podemos: la OTAN “es una organización válida, hasta que se establezca una organización europea” en referencia a unas futuras Fuerzas Armadas de la Unión Europea plenamente operativas.

La cuestión catalana

Las reformas que plantea Podemos para las Fuerzas Armadas, explican, encajan difícilmente en el perfil de una persona que se ha situado a la cabeza de todos los militares.

Hablan, por ejemplo, de la posición ambigua en el asunto de la autodeterminación de Cataluña, “incompatible” con la defensa de la unidad de España, “la base del juramento militar español”. Un punto en el que el propio José Julio Rodríguez ha insistido: “por supuesto que defiendo la unidad de España”, pero ha abogado por afrontar la cuestión “desde el diálogo político”.

¿Futuro como ministro de Defensa?

Podemos ha colocado a Rodríguez en el segundo puesto de salida de las listas por Zaragoza, lo cual no le garantiza un puesto en el Congreso de los Diputados. De momento, las encuestas sobre intención de voto le otorgan un sólo escaño al partido de Pablo Iglesias en esa circunscripción.

Sin embargo, desde la formación valoran lo que ya han llamado el ‘efecto JEMAD’, un empujón mediático que podría llevarles a conseguir un segundo representante. De hecho, Podemos insistía este jueves en que la última encuesta del CIS está obsoleta, pues no refleja el impacto del nuevo fichaje.

En cualquier caso, José Julio Rodríguez, preguntado en LaSexta por la posibilidad de que fuese nombrado ministro de Defensa, aseguró que  debe ir “paso a paso, partido a partido” y que no es algo que le “preocupe” actualmente.

Un ministro ‘preparado’

Las críticas por su posicionamiento político no le restan mérito como futurible ministro de Defensa. Según indican las fuentes consultadas, Rodríguez ha obtenido durante su itinerario profesional altas titulaciones en gestión, administración e inteligencia militar, que le situarían a priori como el “ministro de Defensa más preparado de la historia de la democracia española”. Punto en el que no coinciden otros de los consultados, recordando al Teniente General Gutiérrez Mellado.

Efectivamente, el currículum de Julio Rodríguez es extenso. Ha ocupado todo tipo de cargos y jefaturas durante las últimas tres décadas: jefe del Centro Logístico de Armamento y Experimentación, jefe de la División de Planes del Estado Mayor del Ejército del Aire, director de Sistemas del Mando del Apoyo Logístico, adjunto al Inspector General del Plan Director de Sistemas de Información y Telecomunicaciones, director General de Armamento y Material

También ha sido piloto de combate y jefe del Ala 31 de Zaragoza. Conoce prácticamente todas las áreas y disciplinas de las Fuerzas Armadas. “Preparación y experiencia no le faltan” advierten quienes le han conocido.

Eurofighters, drones…

¿Es compatible ser ministro de Defensa a propuesta de Podemos con su carrera en las Fuerzas Armadas? La respuesta a esta pregunta no está clara entre los altos oficiales consultados por ECD. Llegado el caso, dicen, se vería obligado a “traicionar” a su partido o su condición de militar, que “nunca se pierde”.

Hablan por ejemplo de las necesidades materiales que tienen hoy las Fuerzas Armadas españolas, cuyo presupuesto se ha resentido en los últimos años.

Como militar, explican, él sabe que hay ciertas partidas que son estratégicas y de vital importancia que no pueden ni deben ser pospuestas –como los drones para el Ejército del Aire-, sin embargo, son proyectos que van acompañados de un alto coste político para cualquier formación de izquierdas. Especialmente para Podemos.

“¿Qué pasará si es ministro y tiene que firmar una actualización necesaria para los Eurofighters?” se preguntan algunos militares. “¿Se arriesgará a que le llamen militarista o les dirá que ‘no’ a los que hasta hace poco eran su gente?”.

Recuerdan que, en este último programa –el de los cazas Eurofighters-, Rodríguez ocupó un puesto en la Agencia de Gestión del Eurofighter de la OTAN (NETMA), donde se gestó el hasta entonces mayor proyecto de la aeronáutica militar europea.

Lo militar entra ‘por fin’ en campaña

Con el fichaje de José Julio Rodríguez por Podemos, la formación de Pablo Iglesias iguala –o supera- la sorpresa que produjo en ambientes políticos la incorporación de la comandante Zaida Cantera o la diputada Irene Lozano.

Los tres se han convertido en los nombres propios de esta precampaña electoral. Los militares no pasan por alto el hecho de que los partidos están tratando de captar el voto castrense. Es, aseguran, una novedad: “lo militar no tuvo tanto peso en una campaña electoral desde el ‘OTAN, de entrada no’ del PSOE felipista”. Y han pasado más de treinta años.

Es una situación en la que se sienten cómodos, incluso halagados. Según algunos de los militares con los que ha hablado ECD, los partidos han dejado demasiado tiempo al margen los asuntos militares y estos movimientos podrían suponer un cambio. Para bien o para mal, pero un cambio. Ya era hora, insisten.

Ofrecimientos de altos mandos

A estas alturas, añaden, les toca mover ficha a PP y a Ciudadanos. Sobre todo al partido de Albert Rivera. Ellos “no tienen a alguien de referencia en materia militar”. Algo que podría cambiar en las próximas semanas.

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes militares, en las últimas semanas –prácticamente desde que se anunció el fichaje de Zaida Cantera por el PSOE-, altos mandos en la reserva han contactado con el Partido Popular unos, y con Ciudadanos otros, para ofrecerse a ocupar un puesto en las listas.

Fuentes ‘populares’ han confirmado este hecho a ECD sin pronunciarse sobre algunos nombres que se barajan.

“Somos