Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El motivo del último “gran divorcio” de las finanzas españolas: Amancio Ortega tenía otro presidente para Fenosa, Pablo Isla

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 23 de septiembre se produjo el último “gran divorcio” en el mundo empresarial español: la dimisión del número dos de Inditex, José María Castellano. La figura de Pablo Isla surge ahora como la verdadera “piedra de toque” de la ruptura entre Castellano y Amancio Ortega.

El pasado 23 de septiembre se produjo el último “gran divorcio” en el mundo empresarial español: la dimisión del número dos de Inditex, José María Castellano. La figura de Pablo Isla surge ahora como la verdadera “piedra de toque” de la ruptura entre Castellano y Amancio Ortega. La versión oficial que ofreció en su día el ex consejero delegado y vicepresidente de Inditex para justificar su salida de la sociedad textil fue su disconformidad por el modo en que se desarrolló la operación por la que Ortega intentó comprar, junto con el grupo San José y Caixanova, el 22 por ciento de las acciones del Banco Santander Central Hispano en Fenosa, que finalmente adquirió ACS. Tan sólo se le invitó a participar, declaró el propio Castellano, cuando ya no había nada que hacer, y la propuesta hacía aguas. Algunas voces añadieron poco después que Castellano había exigido la presidencia de una futura Unión Fenosa en manos del consorcio de financieros gallegos, algo a lo que se opuso encarecidamente el fundador de Inditex. Pero ¿por qué no quería Ortega a Castellano al frente de la eléctrica? Según ha podido escuchar El Confidencial Digital en fuentes cercanas a la operación, el motivo no era otro que la decisión tomada previamente por el dueño de Inditex sobre la persona que debía liderar Fenosa, si salía adelante la compra que se estaba negociando con Emilio Botín. La apuesta de Amancio Ortega para ese puesto era Pablo Isla. De hecho, desde que Castellano tuvo conocimiento de la decisión tomada por Ortega a favor de Isla, se dirigió a los restantes socios gallegos para pactar con ellos su acceso a la presidencia. Fernández Galloso y Jacinto Rey aceptaron ese acuerdo y hablaron con Amancio Ortega para que diera el visto bueno a la propuesta. Éste se opuso con toda firmeza reconociendo que su hombre para la eléctrica era Pablo Isla. Horas después irrumpía en escena Florentino Pérez y su ACS, fracasaba la operación de compra de los gallegos y Castellano abandonaba Inditex tras más de veinte años de fructífera relación. El fin de semana siguiente, la textil nombraba su sustituto. El consejo de administración designó al hasta entonces consejero delegado de la compañía, Pablo Isla Álvarez de Tejera, como nuevo vicepresidente primero.