Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Aumenta el consumo pese a las ‘vacas flacas’: los españoles se endeudan para seguir viajando y comprando en plena crisis económica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los españoles se suelen comportar de forma paradójica como consumidores. Pese a que los últimos datos recogidos por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) sitúan la confianza del consumidor en los niveles más bajos desde 2003, muchos hoteles han colgado el cartel de “completo” y las carreteras españolas han registrado atascos interminables durante el puente de mayo. Todo tiene su explicación.

Los consumidores españoles “se fían” ahora mucho menos que hace cuatro años. Así lo muestra, como decimos, elindicador del ICO que recoge que la confianza de losconsumidores españoles se sitúa en los 63,8 puntos, el nivel más bajo de los últimos cuatro años.

Este indicador recoge por un lado la confianza “actual” del consumidor, en referencia a los seis meses anteriores; y por otro, las expectativas del mismo, a seis meses vista. En los últimos 12 meses, la confianza del consumidor se ha recortado en un 30,6% como consecuencia de la caída del indicador de situación actual, que se sitúa 35,8 puntos por debajo que hace u año y, en menor medida, del de expectativas, que bajó 25,4 puntos.

Sin embargo, el comportamiento del público español “siempre ha sido atípico”, según varios economistas consultados por El Confidencial Digital, quienes sostienen que en “épocas de vacas flacas”, el español medio prefiere “seguir comprando y viajando” para “evadirse de alguna forma” de las consecuencias de la crisis. En esta línea, la alta ocupación hotelera y los interminables atascos que han protagonizado el “puente de mayo”, son un buen indicador de que, pese a la ralentización de la economía, los españoles siguen viajando e invirtiendo en su tiempo de ocio. “En España, la gente vive por encima de sus posibilidades”, asegura un importante analista de un banco nacional.

Gregorio Izquierdo, director del Gabinete de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE) explica además a ECD que el comportamiento del consumo es muy diferente respecto a otros indicadores económicos y que, en épocas de crisis, “el consumo cae mucho menosque por ejemplo, la inflación”. Izquierdo diferencia entre las grandes categorías de bienes de consumo, señalando que los duraderos, como automóviles, electrodomésticos, inmuebles, etc, al ser “más cíclicos, se ajustan más” al ritmo económico, por lo que su caída es más notoria.

No obstante, el responsable de análisis del IEE la paradoja llega con el comportamiento del consumo en el sector turístico. Al ser el turismo un bien de lujo, advierte, “debería verse afectado” por el parón en la economía. No ha sido así: lea aquí cómo la ocupación hotelera durante este puente de mayo ha superado las previsiones, situándose entre el 90 y el 100% en el litoral mediterráneo, Andalucía y las playas del Cantábrico.

Existen varias explicaciones sobre este comportamiento, tal y como apunta Izquierdo. La primera, que señala que la crisis afecta especialmente a algunos sectores de la economía, “por lo que todavía no habría llegado al resto”. Izquierdo añade que “esto es poco probable” y subraya la singularidad de la actualidad en este mercado “se viaja menos al extranjero”, de forma que se reducen los costes, fundamentalmente en los desplazamientos; y parece que se da un cambio de pautas en el comportamiento: “no es que se viaje menos, sino que cambian los destinos”. En resumen, desde el Instituto de Estudios Económicos exponen que “la debilidad económica, más que recortar el volumen vacacional” se traduce en la “elección de destinos más asequibles”.

Por su parte, Gonzalo Pajares, analista de Inverseguros, reconoce también a ECD que el comportamiento del consumidor español “puede ser atípico” pero que tampoco es que el público nacionalse ponga una venda” ante la actual coyuntura económica. Este experto añade que “la cautela debe primar” ya que aunque se esperaba “que lo peor” fuera a durar más –en referencia a los buenos resultados cosechados por muchas empresas españolas en el primer trimestre del año – “sigue existiendo peligro de inestabilidad”.

Pajares explica que el hecho de que esos resultados hayan sido mejores de lo esperado, unido a que “los datos que nos llegan de EE.UU. no sean sólo negativos” puede haber motivado a muchos consumidores a “seguir confiando” en la economía del país, manteniendo más o menos en los mismos niveles su consumo de bienes y servicios de turismo, ocio y tiempo libre o textil, por ejemplo. A pesar de ello, recuerda el analista de Inverseguros, “las compañías o sectores más expuestos al consumidor y a su confianza en el mercado sí que están sufriendo esa cierta inestabilidad” que prima en la situación económica y financiera de los últimos meses. Sería el caso de Inditex, cuyos resultados “no han sido malos, pero tampoco tan positivos como los de años anteriores”.