Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El Ayuntamiento de Alicante paraliza sin dar explicaciones la construcción de ‘China City’, una mini urbe de 300 millones en 400.000 metros cuadrados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La idea surgió tras el viaje de Luis Díaz Alperi, alcalde de Alicante, a la ciudad china de Wenzhou, en diciembre de 2005. Empresarios del país asiático manifestaron su deseo de levantar un complejo para acoger las instalaciones de decenas de empresarios chinos del calzado y la construcción. Ahora, este proyecto está parado pero apenas se dan explicaciones.

En su día, el alcalde confirmó que se trataba de un ambicioso plan para construir este tipo de ciudades temáticas “en cinco o seis lugares del mundo”, entre los que se citó la propia Alicante y Cancún (México), obviando el peyorativo término de ‘Chinatown’. Se solicitaron 400.000 metros cuadrados en propiedad o el alquiler de esos terrenos por unos 70 ó 90 años.

Según ha manifestado a El Confidencial Digital un portavoz oficial del Ayuntamiento de Alicante, este proyecto “está paralizado”. Sin embargo, fuentes del PSOE alicantino aseguran que el proyecto ha seguido curso hasta hace muy poco. La oposición socialista explica que se trata de una galería comercial localizada en el polígono industrial de las Atalayas, cuya edificación comenzó a principios de 2006.

“El edificio sigue ahí, no lo han tirado. De hecho, sólo falta el tejado”, comentan a ECD fuentes cercanas al grupo municipal del PSOE en Alicante. El problema surgió cuando, a pesar del acuerdo escrito y el consenso de todos los implicados, los propios empresarios chinos decidieron dar marcha atrás. Se especula sobre un supuesto un chivatazo denunciando que se trataba de un proyecto inviable y que los dirigentes alicantinos nunca iban a apoyar.

La iniciativa nació envuelta en polémica y con una fuerte oposición de vecinos, comerciantes y algunos partidos políticos, que denunciaron las consecuencias que esta ciudad iba a tener para los intereses comerciales de los empresarios alicantinos, especialmente en la industria del textil y el calzado. Sin embargo, hubo voces de apoyo.

Hay quien sostiene que sería muy ventajoso completar el traslado de todos los chinos que trabajan en Alicante, en “condiciones infrahumanas” y dando pie a continuas inspecciones de Trabajo y de Seguridad, hacia una zona más concentrada, con mayor y mejor acceso a las mercancías con las que trabajan y que facilite el control tributario de sus actividades empresariales.

Mientras se resuelve el misterio de este proyecto, el Ayuntamiento está “facilitando” el traslado de las decenas de comercios chinos que han proliferado en el casco urbano alicantino, ofreciendo a sus dueños solares y naves en la zona industrial de Crevillente (una de las plazas fuertes de la industria del calzado) y en las inmediaciones de Mercalicante.

La mencionada “ciudad temática” iba a suponer una inversión de 300 millones de euros y se pretendía levantar en su totalidad con capital e intereses chinos. Se iba a presentar como “un atractivo muy interesante desde el punto de vista turístico”. Esta mini-urbe dentro del municipio de Alicante iba a contar “con todos los servicios” de una ciudad china, como “sus clínicas de masaje, acupuntura, tiendas, restaurantes y templos”, con el objetivo de que, al entrar, el turista tuviera la impresión de estar en China.