Jueves 21/09/2017. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La crisis lleva a los inversores a refugiarse en la deuda pública: aumenta la afluencia al Banco de España para comprar Letras y Bonos del Tesoro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El personal de la sede central del Banco de España está notando un importante aumento de la afluencia de compradores de deuda pública. Quienes acuden en persona a realizar estas adquisiciones suelen ser ciudadanos de avanzada edad con la intención de rentabilizar sus ahorros de toda la vida.

La crisis económica que atraviesa el sector financiero español provoca que los pequeños inversores se refugien en Bonos y Letras del Estado. Son valores con menor rentabilidad pero mucho más seguros.

Trabajadores del Banco de España aseguran a El Confidencial Digital que se está notando un incremento de la afluencia diaria de personas que quieren adquirir deuda pública al Tesoro del Estado. “Se nota en los pasillos”, aseguran, donde se forman largas colas.

El problema para quienes son compradores habituales de Bonos y Letras del Tesoro es que a mayor demanda, menos rentabilidad. El tipo de interés medio cae cada vez que aumenta el número de personas que se refugian en la deuda pública.

Aún así, la demanda sigue aumentando. En la última subasta de agosto, por ejemplo, se adjudicaron 4.000 millones de euros ante una demanda que superaba los 5.200 millones.

Un negocio para el Estado

El Estado español ha diseñado una estrategia para conseguir que la compra de deuda pública reflote la economía. El Gobierno insertará dinero público en los bancos a través del fondo temporal de 30.000 millones de euros, de tal forma que aportará liquidez a las entidades y a cambio recibirá al cabo del tiempo cierta rentabilidad.

Pero para disponer del dinero necesario para inyectar al sector bancario, el Gobierno debe ‘recaudar’. A través de la venta de deuda pública, el Estado consigue el dinero que necesita para ayudar a los bancos. Luego devolverá el importe de Bonos y Letras a los ciudadanos, pero con una rentabilidad menor de la que los bancos le dan al Gobierno.

Así, el sector bancario puede salir a flote y el Gobierno, si todo sale como lo esperado, incluso ganaría dinero gracias a los intereses del ‘préstamo’ que concede a los bancos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·