Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se repite lo sucedido con el Banco Popular

La CNMV investiga un ataque especulativo contra OHL

Sigue el rastro a grandes fondos de inversión que realizaron “ventas en corto al descubierto” con acciones que no tienen. Extrañas compras antes de la rebaja de Moody’s

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ataque especulativo contra OHL. La CNMV está investigando operaciones sospechosas protagonizadas por grandes fondos de inversión sobre el capital de la constructora. Se produjeron en los días previos a la publicación de los resultados semestrales y antes también de la revisión de calificación de Moody’s.

Juan Miguel Villar Mir se despide con un abrazo a su hijo Juan. Juan Miguel Villar Mir se despide con un abrazo a su hijo Juan.

Antes de darse a conocer los resultados semestrales, el comportamiento de OHL en Bolsa fue anormal, con fuertes descensos y un volumen de contratación claramente superior a la media.

Lo mismo sucedió con la revisión a la baja de la calificación de deuda por parte de la agencia Moody’s. Entonces, los especuladores ya habían hecho también su particular apuesta a la baja.

Detrás de las ventas en corto al descubierto

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes conocedoras del proceso, la Comisión Nacional del Mercado de Valores comenzó entonces a seguir los movimientos de varios fondos de inversión. Se centró en aquellos que realizan “ventas en corto al descubierto” (los llamados ‘naked short selling’, en inglés).

Hace dos meses, tal y cómo se contó en ECD, el Banco Popular sufrió también un ataque similar a raíz de la ampliación de capital anunciada a finales de mayo.

La mecánica de estos operadores consiste en vender títulos que no son propiedad del inversor, sino que se toman prestados (uno actúa “al descubierto”). Se actúa en plazos cortos de tiempo, apostando que van a bajar para después recomprarlos, devolver el préstamo y embolsarse la ganancia.

Si un título vale 100 euros y el inversor cree que va a bajar, por ejemplo a 80 euros, vende el título y, cuando efectivamente baja, lo recompra, lo devuelve y se embolsa la plusvalía, en este caso 20 euros. El efecto inmediato de este modo de proceder es que se favorecen las ventas y el valor se va desplomando en bolsa.

Una de las pistas que ha desencadenado esta actuación surgió después de comprobar que algunos de estos inversores habían aumentado, justo unos días antes de publicar las cuentas y de la rebaja de Moody’s, sus cortos sobre OHL con la idea de vender después las acciones.

El “naked short selling” está prohibido

Sin embargo, la normativa española prohíbe taxativamente vender títulos que hayan sido tomados prestados previamente. Se considera una infracción grave tipificada en el artículo 100, letra e), de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores.

Hay que recordar que los grandes inversores se aprovechan de que las operaciones bursátiles se liquidan a los tres días hábiles. Por eso a principios de esta semana, al recibir las acciones, estaban todavía a tiempo de atender la liquidación.

El desplome deja en inferioridad de condiciones a los pequeños accionistas, que no pueden vender y se encuentran con fuertes pérdidas que, además, van creciendo paulatinamente.

Desde 2010, la CNMV exige que le comuniquen toda posición corta sobre cualquier valor cotizado español que supere el 0,2% del capital social (aunque no se dan a conocer al mercado) y hace públicas las inversiones bajistas que excedan del 0,5% del capital.

Etiquetas
, ,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·