Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La CNT reclama 90 millones de euros a Caldera por cuentas incautadas tras la Guerra Civil, edificios y la imprenta de Solidaridad Obrera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La CNT ha reclamado al Ministerio de Trabajo la devolución de unos 90 millones de euros por las cuentas bancarias que le fueron incautadas por el régimen franquista tras la Guerra Civil. El sindicato se suma así a las peticiones presentadas por UGT y CGT para recuperar su Patrimonio Histórico.

El departamento que dirige Jesús Caldera tramita desde el pasado 30 de enero, fecha en la que se cerró el plazo establecido para que los sindicatos presentasen sus reclamaciones de Patrimonio Histórico, miles de peticiones procedentes de diferentes organizaciones sindicales.   La reclamación más polémica ha sido sin duda la efectuada por UGT, que entre otros importantes edificios ha solicitado la propiedad de AZCA, un gran centro empresarial situado en el corazón de Madrid. Sin embargo, algunas peticiones de otros sindicatos más pequeños también alcanzan cifras sustanciosas.   Es el caso del patrimonio pedido por la Confederación Nacional del Trabajador (CNT), organización que ha presentado al Ministerio de Trabajo 5.047 expedientes de bienes incautados. Entre ellos, figura la solicitud de recuperación de numerosas cuentas bancarias que fueron incautadas por el régimen franquista.   Fuentes de la CNT han declarado a El Confidencial Digital que, tras la Guerra Civil, perdieron más de 3.000 cuentas bancarias, de las cuales, algunas pasaron a formar parte del llamado “Listado de cuentas de improtegibles” que fue creado por el régimen de Franco.   La suma monetaria de esas cuentas bancarias es muy difícil de calcular. Sin embargo, la CNT ha realizado una estimación oficial que cifra esos fondos en unos noventa millones de euros, que equivalen a 15.000 millones de las antiguas pesetas.   Según explican desde el sindicato, para calcular la equivalencia entre el dinero incautado tras 1939 y su valor actual se han empleado los parámetros establecidos por el Banco de España. Según éstos, una peseta de 1936 corresponde a 127,9 pesetas de 1986. Para calcular el cambio de valor que ha experimentado el dinero desde 1986 hasta hoy, se aplica el interés del capital.   Además de las cuentas bancarias, la CNT ha pedido a Caldera la devolución de algunos inmuebles que en el pasado fueron de su propiedad. Entre los edificios reclamados destaca un inmueble de varias plantas en el centro de Málaga que está ocupado por un parking propiedad del Ayuntamiento de la ciudad. Así como otros edificios y locales significativos ubicados en Cuenca o Granada y varios inmuebles más pequeños en los alrededores de Barcelona.   Por otra parte, la organización sindical espera que Trabajo le devuelva también 42 imprentas que le fueron incautadas por el régimen franquista. De éstas, hay dos de especial importancia, que en su tiempo fueron empleadas por dos periódicos diarios: Solidaridad Obrera (Barcelona) y CNT (Madrid).   El valor de todos estos bienes es “incalculable”, según explican fuentes del sindicato. Pero más difícil aún será para el Ministerio de Trabajo la tarea de estimar el valor de otras peticiones de la CNT, como las mejoras introducidas por el sindicatos en las empresas durante llamado periodo de la colectivización.   Este episodio se inició el 18 de julio de 1936, cuando grupos sindicales se hicieron con el control de industrias en Aragón, Cataluña y Levante e introdujeron algunas mejoras. Al término de la guerra, el régimen vencedor devolvió esas empresas a sus antiguos dueños con las mejoras de la colectivización incluidas. Ahora, aprovechando la legislación aprobada este otoño por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para devolver el Patrimonio Histórico incautado, la CNT solicitará la devolución del valor de esas mejoras.   En estos momentos, el departamento de Jesús Caldera ha pasado al equipo técnico de la Administración General del Estado todos los expedientes presentados por el sindicato para un primer análisis. A continuación, las peticiones llegarán a la subsecretaría General de Patrimonio, a la Abogacía del Estado y, de nuevo, al Ministerio de Trabajo. Una vez tramitada, la devolución deberá ser aprobada por el Consejo de Ministros.   Fuentes de la CNT aseguran que la Administración se ha comprometido a tramitar la devolución con “celeridad”. No obstante, los plazos podrían demorarse si desde el Ministerio se solicita más documentación al sindicato en los próximos meses.   En la organización sindical se espera que los hombres de Jesús Caldera sean “escrupulosos” en el estudio de toda la documentación y se valora positivamente la aprobación de esta Ley por parte del Ejecutivo el pasado mes de noviembre.   No obstante, fuentes de la CNT reconocen haber solicitado sin éxito una reunión con el ministro en varias ocasiones para comentar sus solicitudes. Según explican, Caldera sí se ha reunido con otras fuerzas sindicales, como UGT. Mientras que a ellos, sólo les ha recibido en dos ocasiones el subdirector general de Patrimonio Sindical, José Antonio Sánchez Quintanilla.

·Publicidad·
·Publicidad·