Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Caixabank compra Banco de Valencia: la operación está prácticamente cerrada. Isidro Fainé persigue desplazar a Bankia como primera entidad financiera en Levante

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Isidro Fainé tiene prácticamente cerrada la compra de Banco de Valencia. El interés de la entidad catalana reside fundamentalmente en disputar a Bankia el liderazgo en Levante. Y también no perder terreno en el arco mediterráneo tras la adquisición, hace unos meses, de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) por el Banco Sabadell.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes financieras próximas a las conversaciones, el acuerdo para la adquisición de la entidad valenciana es inminente. Las negociaciones todavía no están cerradas, pero se están perfilando ya los últimos flecos de la operación.

Compra antes de final de año

Los contactos entre las dos entidades se han intensificado en los últimos días, incluso con el envío de técnicos de Barcelona a Valencia para estudiar a fondo ‘in situ’ la letra pequeña de la adquisición.

También se están empleando a fondo en las conversaciones el consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, y el director general de Banco de Valencia, José Antonio Iturriaga, lo que da muestra del interés que existe en ambas cúpulas por que la operación salga adelante.

Isidro Fainé está dispuesto a tomar el control de Banco de Valencia en las próximas semanas. En el entorno de la entidad catalana apuntan a que la compra se materializará, con casi toda seguridad, antes de Navidad.

Acercarse en el ranking a Bankia y Sabadell

Caixabank se situaría, con esta operación, prácticamente a la altura de los dos referentes del sistema bancario valenciano, encabezado por Bankia, heredera del negocio de Bancaja, y seguido por Banco Sabadell, que controla el de la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

La entidad que preside Isidro Fainé ha puesto su punto de mira en dos zonas de crecimiento en España donde la cuota de mercado es inferior a su media. Una de ellas es la Comunidad Valenciana (6,1%), y la otra Galicia.

Disputa por el liderazgo en Levante

Según las fuentes financieras a las que ha tenido acceso ECD, la imagen de solvencia que transmite la caja catalana, como le ha ocurrido a Sabadell, quiere ser utilizada por Caixabank para tratar de captar clientes y fondos.

Y es en ese escenario donde Fainé quiere entrar con fuerza para disputar el liderazgo en Levante al banco que preside José Ignacio Goirigolzarri, aprovechando su actual debilidad financiera. La integración de Bancaja en Bankia incrementó significativamente su presencia, al sumar fundamentalmente el negocio de Caja Madrid en la Comunidad Valenciana.

Respuesta al movimiento Sabadell-CAM

Las fuentes consultadas por este diario explican que otro de los puntos fuertes que persigue la operación Caixabank-Banco de Valencia es responder al movimiento Sabadell-CAM.

La llegada del banco que preside Josep Oliú a la Caja de Ahorros del Mediterráneo, tras hacerse con el negocio de la entidad en la subasta, consolidó también su posición en Levante.

Con la compra de la CAM, el Sabadell ha logrado casi un 50% del negocio minorista en la zona mediterránea, lo que ha relegado a Caixabank a una presencia inferior.

Eludir la liquidación de Banco de Valencia

El Banco de España también está apremiando a la entidad que preside Isidro Fainé a cerrar cuanto antes la adquisición.

De esta manera, según apuntan fuentes cercanas al supervisor, la caja valenciana se alejaría definitivamente de la orden de liquidación que podría dictar la UE, para alguna de las entidades nacionalizadas, como contrapartida a la inyección de capital para el rescate bancario, al encontrarle una salida que asegura su viabilidad futura.

La compra cuenta con la ‘bendición’ del Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, quien ve con buenos ojos una compra de Banco de Valencia por parte de una entidad más grande cuya solvencia no se verá comprometida, en ningún caso, por la operación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·