Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Las fotos de la discordia entre la Condesa de Romanones y Gallardón, por la casa de Florentino Pérez: “queremos los mismos derechos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Condesa de Romanones y sus vecinos siguen adelante en su empeño por conseguir que el ayuntamiento de Madrid les conceda los mismos derechos de edificación que ostenta la finca donde Florentino Pérez construye un residencial para él y su familia. El Confidencial Digital ofrece el intercambio epistolar con el Ayuntamiento y las fotos de la discordia.

Como ya informó hace unas semanas El Confidencial Digital, la Condesa Viuda de Romanones encabeza una protesta, entre vecinos del madrileño barrio de Salamanca, contra una licencia concedida por la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid a unos terrenos que adquirió Florentino Pérez. El ex presidente del Real Madrid está construyendo un residencial de viviendas de lujo en el que residirán él mismo y su familia.

El lugar: un terreno circundado por las calles Velázquez, Castellón de la Plana y Pablo Aranda de Madrid. La persona a la que Florentino compró el terreno había recibido, antes de la venta, un permiso del Ayuntamiento que gobierna Alberto Ruiz Gallardón para edificar más alturas de lo permitido en este cruce de calles.   Al parecer, se ha considerado sobre el papel que las viviendas de Florentino se edifican en la calle Velázquez, donde sí está permitido elevar las cinco plantas que tiene el inmueble. El problema es que la mayor parte de la fachada del nuevo bloque se extiende por las calles de Castellón de la Plana y Pablo Aranda, donde no está permitida la edificación de tantas alturas.   La Condesa de Romanones reitera no tener nada en contra del alcalde ni de Florentino Pérez. Lo que sí denuncia es que cuando en alguna ocasión los vecinos de Castellón de la Plana o Pablo Aranda han solicitado permiso al consistorio madrileño para edificar más alturas sobre sus chalets, se les ha prohibido. “Queremos los mismos derechos”, declara a ECD la Condesa.   De ahí que el pasado 21 de diciembre, la Condesa haya remitido un escrito al Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento capitalino, preguntando por los permisos y licencias concedidos para la edificación del residencial de Florentino Pérez. Esta fue la respuesta oficial:   -- El edificio ubicado en la calle Velázquez número 139 cuenta con licencia de obras, concedida el 3 de diciembre de 2004. La licencia se ajusta a las prescripciones establecidas en la Norma Zonal 5, grado 3º, de edificación en bloque abierto, que es la correspondiente a la citada finca.   -- La Coordinadora General de Urbanismo le recuerda a la Condesa que su vivienda, en la calle Castellón de la Plana, está regulada por la Norma Zonal 3, grado 1º de volumetría específica, que no permite ampliaciones, salvo para vivienda unifamiliar, en una superficie no mayor del 25% de la actualmente existente.   -- Esta discrepancia en el tratamiento que el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid depara a ambas fincas que se encuentran muy próximas entre sí, se debe a que si bien forman parte de la misma colonia de viviendas unifamiliares, era intención del Plan General potenciar la imagen de una vía de la importancia de la calle Velázquez, mediante la construcción de edificios de mayor altura, a la vez que mantiene el ambiente característico de la colonia en el resto de las edificaciones.   La Condesa no se ha quedado de brazos cruzados y ha vuelto a escribir al ayuntamiento en los siguientes términos:   -- De repente tenemos un edificio gigante en nuestra zona que hasta ahora ha sido pacífica y restringida y nosotros no podemos intentar edificar un metro más en nuestros chalets.   -- “Sigo pidiendo que alguien de Urbanismo venga aquí y vea personalmente que el edificio no se está construyendo en la Calle Velázquez, sino que tiene la mayoría de sus metros entre Pablo Aranda y Castellón de la Plana”.   La Condesa de Romanones estudió periodismo en una universidad de Nueva York. Al finalizar sus estudios superiores, fue reclutada por la CIA, y una vez que recibió la necesaria formación vino destinada a España en el año 1944. Poco después conoció al Conde Romanones, con el que contrajo matrimonio en junio de 1947. Siguió trabajando para la CIA, aquí en España, hasta el año 1956.   La Condesa y su marido se trasladaron en 1948 a la residencia donde actualmente sigue viviendo ella. En aquellos años era un chalet en medio de un descampado conocido como la “calle de los muertos”, pues en numerosas ocasiones, durante la Guerra Civil, se habían producido fusilamientos en esta zona.   En la casa de la Condesa han pernoctado personajes como Audrey Hepburn, Ava Gardner, los Duques de Windsor o Carolina Herrera. Durante los años del franquismo se convirtió en uno de los lugares de referencia de los norteamericanos que visitaban España.   La Condesa recuerda con especial cariño al abuelo materno de Alberto Ruiz-Gallardón, uno de los mejores amigos de su esposo, que habitualmente acudía de visita a la residencia de los condes. La noble norteamericana ha relatado a ECD cómo el abuelo de Gallardón presumía y se enorgullecía de su nieto, del que afirmaba que era un niño muy inteligente, el número uno de su colegio.   A continuación se incluyen las fotos que avalarían la tesis de la Condesa de Romanones y sus vecinos:

Vista del edificio desde el interior de la residencia de la Condesa de Romanones. Se trata de la fachada construida sobre la calle Castellón de la Plana. Vista, a pie de calle, de la fachada del edificio de Florentino Pérez desde la calle Castellón de la Plana.   La Condesa de Romanones frente al edificio de la discordia en la calle Velázquez. La Condesa de Romanones en la esquina de las calles Pablo Aranda y Castellón de la Plana. La mayor parte de la fachada del edificio se extiende en estas dos calles, en las que sólo está permitida la construcción de vivendas unifamiliares. La fachada del edificio en la calle Pablo Aranda. Visión del edificio dentro de la obra. Se observa un gran espacio sin construir justo a lo largo de la calle Velázquez. Cubierto con una malla azul, la única parte de la fachada del edificio que está construida sobre la calle Velázquez. Todo el espacio de la finca, que queda sin construcción de fachada, en la calle Velázquez.  

·Publicidad·
·Publicidad·