Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Congelar la actualización de las pensiones y prorrogar la subida del IRPF hasta después de 2014. Las dos últimas duras imposiciones de Bruselas al ministro Luis de Guindos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"España no puede permitirse gastar 10.000 millones en actualizar las pensiones y rebajar el IRPF". Este es el contundente mensaje que Bruselas trasladó al ministro De Guindos en la última reunión del Ecofin. Europa se niega a permitir una desviación excesiva del déficit si el Gobierno se resiste a estas dos medidas.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el aviso de Bruselas al ministro De Guindos ha sido tajante: España tiene que renunciar a la revalorización de las pensiones a finales de este mes de noviembre y ampliar la subida del IRPF a 2014, inicialmente prevista solo para los ejercicios 2012 y 2013.

Más ajustes si hay desviación del déficit

Según las fuentes consultadas, la Comisión Europea ya le ha advertido al Gobierno, concretamente en la última reunión de ministros de Finanzas de la UE que se celebró la semana pasada en Bruselas, que España deberá asumir nuevos ajustes para atajar el déficit excesivo.

El organismo comunitario argumenta que ya fue flexible hace solo unos meses, al dar un año más a España para cumplir sus objetivos de consolidación fiscal.

Y ahora, le toca al Gobierno tomar las medidas necesarias, por duras que sean (lo que incluye la congelación de las pensiones y la prórroga del alza del IRPF en 2014) para estabilizar sus cuentas públicas.

Congelar la actualización de las pensiones

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Bruselas vaticina que, en este momento, es improbable que España alcance la meta del déficit del 6,3% a final de año.

Considera que la recesión golpea con fuerza, exige más gasto en algunos capítulos (subsidios de desempleo y pensiones), los ingresos públicos caen y eso no deja margen para actualizar las pensiones, según fuentes europeas, que auguran un déficit muy por encima del 7%.

En octubre, el Índice de Precios al Consumo (IPC) se fue hasta el 3,5%. Si sigue en ese nivel, costaría en torno a 5.000 millones mantener el poder adquisitivo de los pensionistas.

En este escenario, desde Bruselas se ha trasladado al Gobierno que si España incumple sus objetivos de déficit no puede, bajo ningún concepto, dar a los pensionistas una paga extra, como sucedía en los años de bonanza. Mientras, el Ejecutivo mantiene la intención de compensar a los jubilados por el aumento del coste de la vida, tal y cómo volvió a insistir ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.

Prorrogar la subida del IRPF en 2014

La Comisión Europea estima también que el déficit se situará en el 6% en 2013 y se elevaría al 6,4% -frente al 2,8% acordado con Bruselas- si deja de estar en vigor la subida del IRPF aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para los años 2012 y 2013.

En Europa se considera que devolver el IRPF al nivel anterior restaría a las arcas públicas en torno a 6.500 millones anuales, algo que España difícilmente se puede permitir ahora mismo.

El Gobierno español tiene muy poco margen de maniobra para cumplir con sus objetivos de consolidación fiscal en los próximos ejercicios y le obligará, por tanto, a mantener la subida de impuestos que aprobó, inicialmente, solo para estos dos primeros años de la legislatura.

Rajoy ya dejó caer una posible prórroga

El propio presidente del Gobierno ya insinuó hace unas semanas que quiere “darle la vuelta, más adelante” a algunas de las medidas que ha adoptado para corregir el déficit, especialmente a las subidas de impuestos y más concretamente al alza del IRPF. “Nos gustaría bajar el IRPF en 2014 (...) Espero poder hacerlo”, concluyó.

El Estado espera recaudar por esta vía 74.215 millones de euros, lo que supondría 6.600 millones de euros más que en 2011. Sin embargo, en Bruselas tampoco se pasa por alto que el deterioro del mercado laboral en España hará difícil también cumplir con estas estimaciones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·