Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

‘Crisis del aceite’. Los importadores trabajan a contrarreloj para certificar el pedigrí de sus partidas mientras sube el precio del aceite de oliva

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sanidad está exigiendo a las empresas comercializadoras de aceite de girasol en España unos certificados de origen para el aceite de girasol que demuestren su ‘limpieza’. Mientras tanto, reacciona el mercado a la alerta sanitaria decretada por Bernat Soria: está subiendo el precio del aceite de oliva.

El requerimiento del Ministerio de Sanidad a las empresas persigue constatar fehacientemente la trazabilidad o seguimiento geográfico y empresarial (distribución y comercialización del producto) de las partidas de aceite de girasol de origen extranjero que entran en España.

Tal y como ha explicado Bernat Soria, “la alerta alimentaria originadapor el hallazgo de partidas de aceite de girasol contaminado ya ha concluido. Todo el aceite de girasol que está ahora en el mercado ofrece absolutas garantías de calidad y seguridad para los ciudadanos. Esto está garantizado por las empresas productoras, importadoras y distribuidoras y por las grandes y pequeñas superficies comerciales a través de las asociaciones empresariales que las representan”.   Todo comenzó el pasado 24 de abril al llegar aviso desde Francia –a través del Sistema de Alerta rápida para alimentos y piensos de la Unión Europea (RASFF)- de la existencia en nuestro país de aceite de girasol contaminado procedente de Ucrania. La UE importa unas 500.000 toneladas de aceite de girasol de Ucrania, de las que 144.523 toneladas son adquiridas por España, según datos de Fediol y de la dirección de Aduanas española.

Fuentes cercanas a la dirección de la Agencia Española de Seguridad Alimentaría y Nutrición (AESAN) consultadas por El Confidencial Digital aseguran que este organismo “ha actuado correctamente en la aplicación del sistema de alertas” que ha propiciado la retirada y sustitución de las “al menos 3.500 toneladas de aceite envasado” indicadas por Sanidad. Coincide así este organismo con la opinión manifestada por el titular de Sanidad cuando ha mostrado su satisfacción porque “durante el fin de semana, y en tiempo récord, ha concluido satisfactoriamente el proceso de recogida de todo el aceite de girasol del mercado y su reposición con producto libre de sospecha”.

Sin embargo, estas mismas fuentes señalan que aún “no se sabe nada” de lo que está pasando realmente: ni en qué consiste exactamente el peligro de las partidas procedentes de Ucrania, ni qué medidas se están tomando para discriminar las partidas sospechosas de las que no encierran ninguna amenaza para la salud de los consumidores. “Tendrán que convocar una reunión a nivel directivo para explicárnoslo a lo largo de estos días”, adelantan.

Para la reposición de los productos, se está solicitando a aquellas empresas que no trabajan con productores ucranianos que remitan información sobre: país de origen del aceite, marcas y lotes para proceder a su reposición en puntos de venta. Mientras tanto, desde el ministerio aseguran que están trabajando con todas las empresas del sector para que continúen acreditando la seguridad de sus productos y se puedan ir incorporando al mercado progresivamente.

Por otro lado, fuentes de mercado confirman a ECD que la ‘crisis del aceite de girasol’ está afectando a otros productos del sector. Es el caso del aceite de oliva, cuyo precio “ya ha subido” en apenas 4 días. Una de las principales empresas del mercado español del aceite advierte a este confidencial que el aceite en general, y el de oliva en particular, soporta unos “precios muy sensibles tanto al mercado como al clima”. Con lo que la retirada del girasol ha impulsado el precio del aceite de oliva -que se había abaratado, entre otros motivos, por las recientes lluvias que han mejorado la campaña del año- en apenas 4 ó 5 días.

El responsable de exportación de otra firma española coincide con este análisis. El consumidor busca un sustitutivo al llegarle información confusa y negativa sobre el aceite de girasol, ya sea aceite de oliva, de orujo o de semillas, por lo que al subir la demanda, suben también los precios.

Mientras tanto, a las críticas surgidas por la cuestionable actuación de Bernat Soria en este caso, se unen hipótesis y rumores recogidos en foros, blogs y webs especializadas. Un portal de referencia recoge, por ejemplo, las sospechas de la asociación europea Fediol, que agrupa a las industrias europeas de aceites vegetales, sobre que la contaminación de aceite de girasol con restos de hidrocarburos no habría sido accidental, sino voluntaria y que se ha llevado a cabo en Ucrania por razones económicas –léalo aquí-.

·Publicidad·
·Publicidad·