Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

E.On peleará para que las condiciones de la CNE sobre energía nuclear se retiren: los intereses de Bernotat por el negocio de las centrales nucleares españolas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las condiciones impuestas por la CNE a E.On en materia de energía nuclear son inasumibles para la compañía alemana, que obtiene la mitad de su volumen de generación eléctrica a través de esa energía. Alemania ha acordado el cese de generación de energía mediante centrales nucleares, y E.On no está dispuesta a renunciar a la importante participación de Endesa en la gestión de las centrales españolas.

E.On obtiene aproximadamente la mitad de su volumen de generación eléctrica de la energía nuclear. Sin embargo en junio del 2000 el Gobierno del SPD y Los Verdes firmaron un acuerdo por el que se acordaba el cese de la generación de energía mediante centrales nucleares, todas ellas tendrán que estar fuera de servicio como muy tarde en 2021.   El presidente de E.On, Wulf Bernotat, está ejerciendo una fuerte presión para lograr que este acuerdo sea revocado tratando de conseguir el apoyo del actual Gobierno (CDU). Sin embargo, la coalición de gobierno en Alemania (CDU/SPD) hace prácticamente imposible que este acuerdo sea revisado.   La intención de Wulf Bernotat, como así declaró a la agencia AFX el 31 de mayo de 2005, es conseguir que el actual gobierno conservador permita que los reactores nucleares se mantengan activos tanto tiempo como sean seguros. Pero el horizonte actual es que el cierre de plantas comenzará ya en 2007 y como reconoció el propio presidente de la compañía alemana no hay muchas opciones para construir nuevas centrales en su país.   Por este motivo, E.On está obligada a encontrar nuevas ubicaciones para sus centrales nucleares, de ahí que las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en materia de energía nuclear resulten inasumibles para los objetivos de la compañía alemana.   Para que la CNE apruebe la Opa sobre Endesa, E.on deberá ceder la gestión de las centrales nucleares en las que participa la empresa eléctrica española: Santa María de Garoña, Almaraz I y II, Ascó II, Vandellós II y Trillo.   Las condiciones impuestas por la CNE a E.On con respecto a la gestión de centrales nucleares responde a intereses como la garantía de suministro y también a la seguridad nacional, ya que gran parte de la información sobre el funcionamiento de las centrales nucleares y los riesgos de estas centrales es de carácter confidencial. Además también, debido al riesgo que puede entrañar, como acaba de ocurrir en Suecia, país en el que E.ON mantiene dos centrales cerradas por motivos de seguridad. Es por eso que la CNE piensa que es recomendable que la gestión de la energía nuclear sea controlada por operadores y expertos del propio país.   En Suecia, E.On participa en el 100% de los reactores y ejerce el control sobre tres centrales nucleares: Oskarshamn I, II y III. E.On ha tenido que retirar de la red dos de sus reactores atómicos en Oskarshamn debido a posibles riesgos en la seguridad.   El pasado 25 de julio, en la localidad sueca de Forsmark, durante una avería en el mantenimiento un reactor se desconectó del suministro de corriente. Para tales casos hay disponibles cuatro generadores diesel pensados para suministrar el sistema de seguridad con corriente y así garantizar, por ejemplo, la refrigeración. El problema es que sólo dos de los generadores se conectaron automáticamente, los otros se detuvieron por un cortocircuito y tuvieron que ponerse en funcionamiento manualmente por los empleados de la central.   La avería en Forsmark fue tan grave que E.On desconectó como medida preventiva dos reactores en Oskarshamn en los que se utiliza el mismo componente. Anders Markgren, portavoz de la central eléctrica Forsmark, dijo que el componente procedía de Alemania.   Según los expertos consultados por El Confidencial Digital, con respecto a la seguridad de suministro es lógico pensar que, debido a la filialización de Endesa, E.On pueda trasvasar la energía producida a otros mercados como el alemán.   En declaraciones realizadas a la revista Spiegel el 8 de enero de 2006, el propio Bernotat señaló que no será posible cubrir la demanda energética doméstica de Alemania si el Gobierno no permite a las compañías seguir operando con sus centrales nucleares más allá del límite establecido. Si además a esto le añadimos que en estas mismas declaraciones Bernotat mostró que la posibilidad de paliar el déficit energético mediante renovables y gas es totalmente ilusoria, es evidente que el modelo energético que sigue E.ON choca frontalmente con los objetivos, planes y políticas españolas en esta materia.