Jueves 21/09/2017. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El 25% de las sugerencias laborales no existen realmente

Empleo inicia una investigación para que las falsas ofertas de trabajo no se cuelen en su web

Busca evitar que se registren empresas ficticias, anuncios que conducen a una estafa o que contienen condiciones abusivas para el trabajador. Se les abre inmediatamente una inspección

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno está auditando todas las propuestas laborales que está recibiendo en su web para comprobar que no se trata de ofertas realizadas por empresas ficticias, anuncios que conducen a una estafa, que contienen condiciones abusivas para el trabajador... Estudios recientes alertan de que el 25% de las sugerencias de empleo a través de Internet son falsas.

Cola del paro en una oficina del INEM. Cola del paro en una oficina del INEM.

El ministerio de Empleo, en colaboración con la Obra Social La Caixa, puso en marcha este verano el nuevo portal ‘Empléate’ con el objetivo de canalizar toda la oferta procedente de los distintos servicios públicos de empleo, así como los puestos demandados procedentes de otros portales adheridos a la iniciativa.

La web ofrece la oportunidad a los demandantes de empleo de poner su curriculum a disposición de miles de empresas y recibir no solo recomendaciones de ofertas de trabajo sino también de formación para mejorar su empleabilidad.

Lucha contra las falsas ofertas de trabajo

Las empresas también pueden publicar sus ofertas, ver los currículos de los demandantes de empleo y hacer un seguimiento de los puestos ofertados. Pero la iniciativa persigue una lucha contra las falsas ofertas de trabajo que circulan por Internet.

Según los estudios recientes llevados a cabo por el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), uno de cada cuatro fraudes que se comete actualmente en Internet proviene de ofertas de empleo falsas e inexistentes.

Para ello, la Inspección de Empleo está auditando, una a una, todas las propuestas laborales que está recibiendo para comprobar que no se trata de ofertas realizadas por empresas ficticias, anuncios que conducen a una estafa, que contienen condiciones abusivas para el trabajador...

Posteriormente, si descubre una irregularidad, procede a la apertura de una investigación que delate al autor del fraude.

Una de cada cuatro propuestas tiene trampa

Según los estudios recientes llevados a cabo por el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), uno de cada cuatro fraudes que se comete actualmente en Internet proviene de ofertas de empleo falsas e inexistentes.

El gancho es muy sencillo y directo: altas remuneraciones sin necesidad de experiencia previa, contrataciones inmediatas sin procesos de selección,… intentan captar la atención de los desfavorecidos para luego aprovecharse de ellos.

Estas ofertas se basan no sólo generar falsas expectativas de trabajo a los que lo necesitan, sino que son concebidas con el objetivo incluso de obtener de datos personales y beneficios económicos de los estafados.

Control del dinero de los cursos de formación

Los escándalos ligados a la formación también tienen ya los días contados. Un nuevo plan que ultima el Ministerio de Empleo con sindicatos y empresarios permitirá tener información actualizada en cada momento de toda la formación en España, de los cursos que se realizan, de quién los imparte y también de quién los certifica.

Los controles serán exhaustivos, especialmente en las pymes, nicho en el que se buscan también mayores dosis de transparencia en la impartición y disfrute de los cursos.

El departamento que dirige Fátima Báñez y los agentes sociales estudian organismos externos, como podrían ser las Cámaras de Comercio o centros especializados, que certifiquen el correcto funcionamiento del sistema, que mueve casi 2.600 millones de euros, entre aportaciones del Estado, del Fondo Europeo y las cuotas de la formación que pagan las empresas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·