Lunes 21/08/2017. Actualizado 10:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Lamentan verse perjudicadas por una batalla política

Empresas españolas en Venezuela acusan al Gobierno de alentar las expropiaciones de Maduro

Denuncian que el Ejecutivo conocía la amenaza desde hace tres meses y ha insistido en los vínculos entre el chavismo y Podemos porque “le convenía electoralmente”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Enfado monumental con el Gobierno de las empresas españolas con intereses en Venezuela. Sostienen que el Ejecutivo conocía las intenciones de las autoridades venezolanas hace tres meses y “no hizo nada” porque le convenía electoralmente. Le acusan de alimentar las amenazas de expropiación de Nicolas Maduro contra ellas.

Mariano Rajoy pasea por Moncloa con los grandes empresarios. Mariano Rajoy pasea por Moncloa con los grandes empresarios.

El diario ABC reveló este domingo que el Gobierno de Venezuela convocó el pasado jueves, con carácter de urgencia, a los representantes de las principales empresas españolas con intereses en ese país para transmitirles una clara amenaza: si no cesan los “ataques” de los medios de comunicación españoles contra Podemos se impulsarán expropiaciones.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, este ultimátum ha cabreado enormemente con el Gobierno a la mayoría de las empresas españolas con intereses en Venezuela, como Repsol, BBVA, Mapfre, Air Europa, Iberia, Meliá o Telefónica.

El Gobierno lo sabía desde hace tres meses

En un encuentro reciente, los altos cargos del Gobierno venezolano exigieron a los empresarios españoles que presionaran al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y, especialmente, al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, para rebajar los ataques a Venezuela para desgastar electoralmente a Podemos.

Fuentes empresariales de alto nivel, consultadas por ECD, revelan que esta advertencia se produce después de que el equipo de Nicolas Maduro haya venido trasladando una queja continuada a las autoridades diplomáticas españolas, desde hace al menos tres meses. Consideraban una campaña mediática de desprestigio de Venezuela en España con el objetivo de acabar con el partido de Pablo Iglesias.

No hizo caso porque le convenía electoralmente

En la cúpula de las compañías españolas con presencia en Venezuela, según ha recabado El Confidencial Digital, el hecho de que el Gobierno conociera desde hace semanas las intenciones de las autoridades venezolanas contra ellas, y “no hiciera nada”, es el aspecto que más ha molestado.

Consideran que el Ejecutivo jugó en ese momento su baza. Sabía que continuar asociando a Podemos con las políticas del régimen venezolano era una arma arrojadiza potente contra el partido de Pablo Iglesias para desgastarle considerablemente.

Los empresarios tienen claro que el Gobierno “no estuvo dispuesto a renunciar a ello porque le convenía electoralmente y ha contribuido a intensificar las amenazas contra nuestros intereses. Conoce de sobra como se las gastan los dirigentes de estos países”, critican.

Se ha insistido en los vínculos entre Podemos y Venezuela

Fuentes de las empresas afectadas explican a este confidencial que “quizá se ha insistido demasiado por parte del Gobierno y el PP en la crítica a través de los vínculos de Podemos con Venezuela para desprestigiarles”.

Los viajes de Pablo Iglesias a Venezuela y los trabajos de Juan Carlos Monedero para el régimen de Maduro fueron el detonante de esa acusación. Este argumento ha sido después utilizado con insitencia por miembros del Gobierno y dirigentes del PP.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD lamentan “verse perjudicadas por un asunto estrictamente político”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·