Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El confuso futuro de las “stock options” en España: BBVA y Telefónica las abandonan; el BSCH las renovó en 2004

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las empresas españolas mantienen distintos criterios sobre el uso de las controvertidas “stock options”. El BBVA y Telefónica se deshicieron de ellas hace años, mientras que el BSCH sigue apostando por este sistema de retribución variable.

Las empresas españolas mantienen distintos criterios sobre el uso de las controvertidas “stock options”. El BBVA y Telefónica se deshicieron de ellas hace años, mientras que el BSCH sigue apostando por este sistema de retribución variable. Según un estudio de Deloitte & Touche, las grandes empresas británicas han sustituido en los últimos años los derechos de compra sobre acciones por otras fórmulas de retribución variable para sus directivos. Este hecho no ha pasado inadvertido en España, pues los analistas recuerdan que el Reino Unido siempre ha marcado tendencia entre las compañías españolas. En efecto, algunas empresas, como Telefónica o el BBVA, parecen seguir los pasos de los británicos, ya que ambas abandonaron hace años este sistema de retribución para sus directivos o consejeros y lo sustituyeron por otro tipo de incentivos. En el caso del BBVA, las “stock options” dejaron de ser empleadas en el año 2000. El sistema de remuneración que en estos momentos emplea el banco que preside Francisco González consiste en una retribución variable que es completada con la concesión de préstamos o créditos cuyo importe se destina a la adquisición en el mercado de acciones de la entidad. Telefónica también ha abandonado las “stock options” tras el mal trago que tuvo que pasar en 1999, cuando se hizo público que cien de sus altos ejecutivos habían cobrado cantidades millonarias gracias a ese incentivo, bajo la presidencia de Juan Villalonga. En la actualidad, la empresa de César Alierta estipula en su último Informe Anual sobre el Buen Gobierno que sea la Junta General de Accionistas de la empresa la encargada de aplicar los sistemas de retribución de los Consejeros y establece varios “sistemas de remuneración referenciados al valor de cotización de las acciones”. Sin embargo, otra de las grandes empresas españolas, el Santander Central Hispano, sigue apostando por un plan de opciones de compra sobre acciones vinculado a los resultados anuales del banco. Más de 2.000 empleados de la entidad, entre ellos sus directivos y consejeros, se acogen en estos momentos a este plan que fue aprobado en 2004. Siguiendo este planteamiento, los defensores de las “stock options” recuerdan que con ese tipo de incentivo se pretende que los directivos hagan todo lo posible por aumentar el beneficio del banco. El panorama descrito parece reforzar la idea postulada por algunos expertos de que España siempre ha seguido las pautas impuestas por el Reino Unido, un país, dicen, mucho más avanzado en el ámbito empresarial. Según el informe que Deloitte publicó el pasado mes de octubre, de las 250 principales empresas de referencia que cotizan en el índice FTSE-250 de la Bolsa de Londres, sólo el 48% sigue empleando “stock options” como incentivo para sus directivos, frente al 76% que lo hacía en 2003. Los expertos consultados por El Confidencial Digital señalan que en esa decisión de sustituir las “stock options” por otros sistemas de retribución influyen aspectos tan dispares como la fiscalidad de las retribuciones o los tan de moda principios de Gobierno Corporativo. Debido a estos últimos, cada vez se exige a las compañías una mayor transparencia de los sueldos y de las remuneraciones que obtienen sus altos cargos por asistir a los Consejos de Administración. Otro factor importante a tener en cuenta es que los derechos de compra sobre acciones tienen que figurar en la cuenta de pérdidas y ganancias (P&L) de las empresas españolas. El estudio de Deloitte señala, sin ir más lejos, que esta ha sido precisamente la causa de que muchas empresas británicas hayan buscado otro tipo de remuneraciones.